«Diseñar Holiday World ha sido un reto. Verlo crecer, un espectáculo»

23/09/2019

Room C studio es el estudio de arquitectura e interiorismo de las hermanas Elías. Tanto Cristina como María llevan años realizando proyectos de arquitectura, interiorismo, mobiliario y diseño.

Su último trabajo terminado y presentado es la completa transformación del complejo de ocio Holiday World. Una auténtica delicia para los sentidos que ha situado a las dos arquitectas en el centro del huracán.

— ¿Cómo surge el proyecto de remodelación del Holiday World?

— Todo parte de África Padrón, con la que hemos colaborado en varios proyectos anteriores a este y enseguida nos contagió su empuje. Ella tenía una inquietud con el estado en el que se encontraba Holiday World y buscaba poder reunir bajo un mismo techo a personas de todas las edades. Nos pusimos a hablar de las posibilidades que ofrecía ese espacio. Me habló de conceptos muy nuevos y originales -desde el principio tenía muy claro que quería un mercado gastronómico- y empezamos haciendo pequeños proyectos de varias zonas del Holiday World. Enseguida nos dimos cuenta de que necesitábamos hacer un proyecto global para ordenar los espacios y ampliar el concepto: pasar de ser un parque de atracciones a un completo complejo de ocio.

— Una oportunidad que no surge todos los días...

— Ha sido una gran oportunidad porque nos permite formar parte de la historia de este simbólico parque. El antiguo Holiday World tenía un impacto visual muy fuerte en el entorno. Nosotras estábamos convencidas de que podíamos encontrar una imagen limpia que fuera amable con el entorno, que su impacto no fuera agresivo. Creo que lo conseguimos con una envolvente muy elegante que nos ayuda a generar una fachada que llama la atención sin recargar el espacio,una fusión entre un muro cortina y un esqueleto de perfiles de aluminio blanco que genera un volumen con mucho movimiento. Un diseño simple y efectivo al que se le añade una iluminación cambiante que da la personalidad necesaria según el evento o las fechas.

El hall, la vértebra del edificio, siguiendo el mismo lenguaje de la fachada, es limpio y se caracteriza por el uso de pocos materiales, blanco, madera y vidrio. La grieta que se forma en los falsos techos nos marca el recorrido y nos indica la entrada a cada uno de los locales. Plataformas que suben y bajan del techo se separan por hilos de luz generando un movimiento divertido. Adentrándonos en cada uno de los locales diseñados, la presencia del color está garantizada.

— Esta labor se encuentra no solo en el edificio en sí, sino en los pequeños detalles...

— Tanto a mi hermana como a mí nos gusta trabajar los detalles. Hemos trabajado muchísimo los detalles constructivos además de diseñar mobiliario a medida para cada espacio, Esto nos permite redondear nuestras ideas. El interior de los locales fue diseñado con el mismo cuidado que las zonas comunes.

En el caso del Nomad Gastro Market, sus catorce espacios son contenedores que se alzan con aires industriales en medio de un mobiliario diseñado y escogido para cada uno de sus rincones. La zona interior se organiza gracias a una gran pérgola de madera que se estira y se encoge abrazando el espacio y dando forma a impresionantes lámparas de iluminación cenital. En el perímetro las mesas tienen incorporada su propia iluminación, generando unos espacios íntimos donde comer relajadamente. Tipis, guirnaldas, sombras de brezo y mucha vegetación salpican el espacio dando un guiño amable al entorno.

— ¿Que dificultad presenta diseñar un edificio tan específico como este?

— Cada espacio es un mundo, cada rincón tiene su dificultad. Sabíamos que teníamos que incluir elementos como un mercado gastronómico, una bolera, game center, casino, tienda de souvenir, karaoke... Largas reuniones con las personas especializadas en cada uno de los temas y estar en permanente comunicación ha sido de gran ayuda a la hora de proyectar . Ha sido como hacer 20 proyectos a la vez, no solo por la magnitud de la obra sino por la cantidad de espacios que había que diseñar. Integrar y diseñar locales con programas tan diferentes, sin romper la armonía de los espacios ha sido uno de nuestros objetivos.

— El resultado entusiasma a todo el que lo visita...

— Hacemos un traje a medida del usuario y trabajamos mucho. Hay que poner a muchas personas de acuerdo y estar en lucha permanente con la obra, pero el resultado final vale la pena.

Hemos tenido que aprender como funciona una bolera profesional, recorrido muchos mercados gastronómicos, estudiado los recorridos de los niños en un área de juego. Y por supuesto hemos contado con un equipo de profesionales que ha intervenido en el desarrollo de este apasionante encargo.

— ¿Y ahora qué?

— Nosotras seguimos diseñando, desde clínicas, complejos turísticos hasta viviendas unifamiliares y colectivas, tanto nuevas como en el área de reformas. Afortunadamente, en Gran Canaria hay muchas cosas por hacer. Han sido muchos años trabajando en este proyecto, estudiando cada rincón al milímetro. Ha sido un reto divertido y verlo crecer, un espectáculo.