Sede de CNN en Atlanta. / afp

CNN despide a tres empleados que fueron a trabajar sin vacunarse

El canal estadounidense, que sigue los pasos de las grandes tecnológicas que ya exigen el 'certificado Covid' a sus empleados, reactiva el debate sobre la vacuna obligatoria en las empresas

C. A. / AFP

El debate sobre la posibilidad de que las empresas obliguen a vacunarse a sus empleados se reactiva. La cadena estadounidense CNN ha decidido despedir a tres trabajadores que acudieron a sus puestos sin vacunarse, violando la política de coronavirus establecida por la empresa.

En una circular interna, el presidente de la cadena, Jeff Zucker, explicaba que las vacunas son obligatorias para cualquier trabajador que trabaje junto a otros, así como para aquellos que acudan de forma presencial. Del mismo modo, el directivo indicó que posiblemente se retrase hasta octubre la fecha de regreso a la oficina, prevista inicialmente para el 7 de septiembre para toda la plantilla. Según indicó, actualmente un tercio del personal de la redacción acude de forma voluntaria de forma presencial.

La medida de CNN se produce en un momento en el que los contagios han registrado un notable repunte por la variante Delta, ante el frenazo en el ritmo de vacunación para unos ciudadanos que son bastante escépticos con el proceso. La situación ya provocó que el país retrasase su objetivo de tener el 4 de julio al 70% de la población adulta con al menos una dosis. Y también que el presidente Joe Biden redoblase los esfuerzos para convencer a los estadounidenses de la importancia de inocularse.

Ahora, el escenario se complica. Pese a que los expertos y las propias empresas anticipaban que el teletrabajo había llegado para quedarse, la reapertura económica y lasm enores restricciones han hecho que las empresas empiecen ya a preparar sus planes de regreso a la oficina de cara a septiembre.

Ante esta situación, firmas como Gogle, Facebook y Microsoft ya han dejado claro que exigirán a sus trabajadores el certificado de vacunación para reincorporarse de manera presencial. Una medida que el Gobierno estadounidense ha apoyado públicamente, asegurando que es legal.

Google fue la primera en dar el paso al publicar en su blog corporativo que sus 130.000 empleados tienen la obligación de vacunarse para volver a la oficina en octubre. El consejero delegado de la compañía, Sundar Pichai, indicó que esto dependería de la disponibilidad de vacunas, aunque dejó claro que la intención es mantener el objetivo de reincoporar a un 80% de la plantilla una vez que se supere la pandemia.

La otra opción para las compañías está siendo cambiar las posibles fechas de incorporación presencial, ante la rápida propagación de los contagios en esta nueva ola. Amazon también ha confirmado que retrasará el regreso de sus empleados hasta enero de 2022, frente a la previsión inicial de hacerlo en octubre.

La experiencia en EEUU abre la pregunta de si ésto sería aplicable en España. En principio, y según han defendido siempre desde el propio Gobierno, los ciudadanos no están obligados a vacunarse, con lo que las empresas solo podrían recomendar a sus empleados hacerlo. Pero en ningún caso obligar, ni tampoco amenazar.

La situación en España es distinta a la de EE UU, pues no hay un rechazo tan elevado a vacunarse por parte de la población. Pero en Europa ya se han comenzado a observar movimientos en este sentido, con Grecia exigiendo la vacunación obligatoria a sanitarios y personal de residencias, igual que Francia. Reino Unido también quiere hacerlo a partir del próximo mes de octubre.