Instalaciones de Cellnex. / EFE

Cellnex propone a la Competencia británica desinvertir hasta 1.000 torres

La compañía tecnológica indica que sería «desproporcionado» prohibir completamente la operación en Reino Unido

COLPISA

Cellnex ha propuesto a la autoridad de la Competencia y los Mercados del Reino Unido (CMA, por sus siglas en inglés) la desinversión de entre 900 y 1.000 torres de telecomunicaciones para poder avanzar en la adquisición de 6.000 emplazamientos de CK Hutchison, según un comunicado de la CMA de este viernes.

En concreto, la empresa española ofrece desinvertir entre 600 y 900 de sus torres que podrían solaparse con las torres adquiridas a CK Hutchison y que formarían parte de la 'joint-venture' con BT, una de las firmas más beligerantes contra la operación. Además, el grupo también ofrece entre 0 y 200 mástiles existentes en lugares donde CK Hutchison proyectaba construir emplazamientos por sí misma.

En su escrito, Cellnex defiende que su oferta engloba «el doble de los emplazamientos necesarios» para terminar con el solapamiento entre los activos que ya tenía en el país y los que adquiriría. Tras este anuncio, las acciones de Cellnex ceden al final de la sesión de este viernes alrededor de un 1%.

La CMA concluyó el pasado 16 de diciembre sobre su investigación por la compra de los activos de las torres de telefonía móvil de CK Hutchison por parte de Cellnex UK que «puede plantear importantes problemas de competencia» y que corre el riesgo de aumentar los costes de la telefonía móvil.

En concreto, la autoridad señaló que la venta del negocio a Cellnex en lugar de a otro comprador alternativo «puede evitar la aparición de un tercer actor nacional importante, dejando en cambio un duopolio en el que Cellnex y CTIL representaría más del 90% del mercado».

Sin embargo, Cellnex recalca que sería «desproporcionado» prohibir completamente la operación o pedir unos 'remedies' muchos más altos de los propuestos por la compañía. Asimismo, la empresa destaca que estos emplazamientos desinvertidos serán «significativamente valiosos» para cualquier comprador, ya que recibirán una infraestructura con más de un inquilino.

Ha añadido que los emplazamientos estarán «inmediatamente disponibles para el comprador alternativo para competir con Cellnex» una vez terminada la desinversión. Cellnex también destaca que «el cambio estructural más significativo del mercado como consecuencia de la operación --según las conclusiones provisionales-- se producirá cuando Cellnex adquiera el control de los emplazamientos incluidos en MBNL», la joint-venture con BT, prevista para el año 2031. Por este motivo, Cellnex considera que no se debería prohibir ahora una transacción cuyo resultante solo «entrará en vigor en casi una década».

El tramo británico es el último de una macroperación que engloba 24.000 activos de CK Hutchison por los que Cellnex pagará 8.600 millones de euros en acciones y un paquete de acciones valorado en 1.400 millones de euros.

No se trata de la primera operación de Cellnex sujeta a condiciones, ya que cerró en octubre la compra de las torres de telecomunicaciones de Hivory en Francia a condición de desinvertir 3.200 emplazamientos urbanos en un periodo máximo de 30 meses.

De cara al futuro, los mercados han situado a Cellnex como uno de los candidatos a comprar el negocio de torres de Deutsche Telekom, una operación que permitiría a la firma entrar en Alemania, el único gran mercado europeo donde no tiene una presencia relevante.

Siete partes interesadas han presentado sus propuestas o enviado escritos de posición a la CMA, entre las que destacan BT, que sería socia de Cellnex al terminar la operación, y Telefónica y, a través de CTIL, su filial de torres de torres conjunta con Vantage Towers.

Virgin Media O2, la nueva filial conjunta de Telefónica con Liberty Global, han pedido a la CMA que se retracte de distintas asunciones hechas durante el proceso de investigación como que CTIL y Cellnex controlarían en 2031 un 91% del mercado independiente de torres de telecomunicaciones, al considerar que sus razonamientos para llegar a estas cuotas son erróneos.

Por su parte, BT ha requerido que la CMA se asegure de que el comprador de los 'remedies' sea un operador competente y sólido financieramente con, al menos, el mismo nivel de servicios de Cellnex y que ofrezca unos precios y ratios de ocupación «razonables».

Asimismo, el antiguo monopolio ha demandado que en las condiciones no se vean afectadas torres planeadas dentro de la 'joint venture' que mantienen con CK Hutchison, y que pasarían a mantener Cellnex tras el cierre de la operación.

En escritos anteriores, BT se ha mostrado alarmada por que la operación derivara en un encarecimiento de su paso al 5G o en una subida de precios para los usuarios.

Temas

Cellnex