El alcalde de la ciudad, Augusto Hidalgo, y el edil de Urbanismo, Javier Doreste, muestran una infografía del plan de renovación de Las Rehoyas. / C7

La capital grancanaria mejorará más de 10.000 viviendas en esta década

El Ayuntamiento ha diseñado un plan, que incluye rehabilitación y reposición, con una inversión prevista de unos 266 millones

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

La política municipal de vivienda avanza en diferentes frentes pero con dos direcciones bien marcadas: la rehabilitación de bloques, por un lado, y la reposición cuando se trata de barrios declarados vulnerables, con pisos que no reúnen unas condiciones mínimas de habitabilidad.

En el periodo desde 2015 hasta 2021, se ha destinado unos setenta millones de euros para la construcción de 679 viviendas, la rehabilitación de 3.000 hogares y la gestión de más de 5.000 ayudas al alquiler de vivienda, según los datos aportados por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

En materia de rehabilitación se incluyen ocho grupos de viviendas, de los que la intervención en El Lasso -que realizó el Cabildo de Gran Canaria- ya está concluida. Aquí se requirió una inversión de 2,3 millones de euros para adecentar los inmuebles de 450 familias.

La reposición de Las Rehoyas será la más ambiciosa de Canarias, con unos 200 millones de euros de inversión

También se ha completado la actuación de reforma de las 708 viviendas de Escaleritas, que requirieron de una inversión pública de 1,77 millones de euros.

La impermeabilización y pintura de los edificios de las 512 familias de Tres Palmas se completó a principios de este año. La inversión fue de 381.000 euros.

En marcha se encuentra el proyecto diseñado para la Vega de San José, donde la mejora de unas 1.500 viviendas habrá tenido un coste final de unos cinco millones de euros.

A fines de este año habrá acabado la rehabilitación de las 76 viviendas del grupo del Carmen, en La Isleta, tras una inversión de 476.000 euros. No será ésta la única actuación en el barrio portuario, si bien el grupo de Sainz Orrio tendrá que esperar todavía por el empleo de 1,5 millones de euros previstos.

En materia de rehabilitación los dos grandes proyectos que quedan por comenzar serán, por este orden, el de La Paterna y el de Jinámar.

El primero no será una reforma al uso. Los edificios se rehabilitan pero también mejorarán su eficiencia energética. La Paterna será pionera en este tipo de acciones. La previsión es que la mejora de las condiciones de vida de las 2.800 familias residentes tenga un coste cercano a los 59 millones de euros.

El segundo será el de la fase III de Jinámar, para el que se reservarán unos cuatro millones de euros.

En el horizonte también despuntan los proyectos de Zárate (4 millones de euros), La Feria (7,5 millones), Lomo Apolinario (2 millones) y El Batán (12 millones de euros). Y en estudio se encuentran Hoya de La Plata, Casablanca I y Ciudad del Campo.

En cuanto a los planes de reposición, en estos momentos se solapa la finalización del de Tamaraceite y el inicio del conjunto Rehoyas-Arapiles.

El primero está pendiente de la construcción de unas 76 viviendas. Ya están levantadas otras 303 con las que se completa este área de renovación urbana, en el que se habrá invertido alrededor de 66 millones de euros.

En cuanto a Las Rehoyas, se trata del proyecto más ambicioso de Canarias, pues alcanza a 2.558 familias. Solo aquí se necesitarán unos 200 millones de euros.