Una empleada de Amazon prepara un pedido de productos frescos. / RC

Amazon presiona a los supermercados con el nuevo servicio de envío de alimentos

La compañía lanza Amazon Fresh en España, con el que los clientes pueden recibir sus pedidos a domicilio de frescos o congelados en el mismo día

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

A las grandes cadenas de supermercados como Carrefour, Lidl o Mercadona les ha surgido un gran competidor: Amazon Fresh. La multinacional ha lanzado este martes su servicio en España por el que los clientes de su plataforma podrán comprar todo tipo de productos -desde huevos, leche, carne, cereales o fruta hasta cosméticos o artículos de limpieza- por internet y recibirlos en su domicilio en el mismo día, según anunció la multinacional.

Por ahora el servicio solo está disponible para los consumidores de Madrid, pero el objetivo es que la plataforma pueda servir a «millones de clientes» de toda España a lo largo de este año, eso sí, se trata de un servicio exclusivo para los clientes de Amazon Prime. Se suma a la estrategia de venta de productos de frescos lanzada junto con la cadena de supermercados DIA a principios de año.

En el catálogo de la web de Amazon se incluyen productos frescos y congelados, el gran obstáculo que están encontrando las grandes distribuidoras para potenciar sus compras por internet debido a los plazos de entrega. La baza con la que cuenta la plataforma es que se recibirán en el mismo día, los siete días de la semana, en franjas de dos horas, y sin coste de envío para los pedidos superiores a 50 euros. Si la compra es inferior, habrá que pagar 3,90 euros pro el envío, y solo se aceptarán pedidos a partir de 15 euros.

«Estamos muy contentos por ampliar nuestro servicio de entrega rápida de productos de alimentación, belleza y cuidado personal, así como otras categorías con el lanzamiento de Amazon Fresh«, señala Camille Bur, responsable de Amazon Fresh en España, Francia e Italia. »Siempre buscamos formas de mejorar la experiencia de compra online», añade.

El movimiento de Amazon, que ya tiene este servicio disponible en otros países como Reino Unido, Alemania o Italia, se produce en plena pandemia, cuando las recomendaciones de las autoridades pasan por salir de casa lo menos posible y los hábitos de compra de los españoles están moviéndose hacia las compras online. Y aunque las compras del supermercado se han resistido hasta ahora a entrar en esta tendencia, el confinamiento hizo que muchos aceleraran su adopción.