Cámaras de comercio y patronales solicitan al Gobierno de Canarias que anule la exención de las compras de bajo valor. / ARCADIO SUÁREZ

Los empresarios piden que se cobre el IGIC a las compras por internet de hasta 150 euros

Estiman que la exención perjudica a las tiendas físicas isleñas. Los grupos parlamentarios son receptivos salvo el PSOE que teme hacerlo por el «desgaste mediático»

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

Los empresarios canarios llevan meses reclamando al Gobierno de Canarias que suprima la exención del IGIC a las compras por internet de hasta 150 euros al entender que rompe con la equidad fiscal y perjudica al comercio local frente a las plataformas de comercio electrónico. No en vano, todo lo que se compra por internet que cueste menos de 150 euros está exento del impuesto.

Dado que desde el Ejecutivo regional se está dando largas al asunto las organizaciones empresariales han optado por pasar a la acción. Aunque tanto la CCE de Las Palmas como la CEOE de Tenerife y las cámaras de comercio de Canarias comparten el mismo criterio ha sido la organización cameral de Santa Cruz de Tenerife la que lidera la iniciativa.

Representantes de la Cámara de Comercio de la provincia occidental se ha reunido en las últimas semanas con las grupos parlamentarios en la Cámara regional para explicarles la situación y exponerles la «competencia desleal» que sufre las tiendas físicas de las islas, muy castigadas en los últimos dos años por la covid, con el comercio electrónico.

Los empresarios consideran que en Canarias hay que actuar de la misma manera que en el resto de Europa y en la península, donde en julio del pasado año se puso fin a la franquicia del IVA. Hasta entonces las compras de hasta 22 euros estaban exentas del impuesto pero desde julio el IVA tiene que pagarse en destino. «No pedimos que se castigue a nadie pero tampoco que nos castiguen a nosotros. Esta exención supone competencial desleal y rompe con la equidad fiscal», indican fuentes próximas.

Según apuntan, t odos los grupos parlamentarios se han mostrado «comprensivos y receptivos» con la petición de los empresarios, a excepción del grupo socialista. Estas fuentes aseguran que el PSOE, que preside el Gobierno de Canarias, no quiere afrontar una medida poco popular y que podría suponerle un «desgaste mediático». «El PSOE no quiere tomar una decisión en pleno período preelectoral al entender que le perjudicaría, ya que supondría que habría que pagar por algo que ahora no se abona», indican estas fuentes.

Son varias las razones esgrimidas por los empresarios para solicitar la eliminación de esa exención que ya no existe en el resto de Europa y que, según estas fuentes, destruye empleo en el ámbito de las islas (a menos ventas las tiendas físicas prescinden de trabajadores o no contratan) y resta ingresos vía impuestos a las arcas públicas canarias. Como ejemplo apuntan a que en el ámbito de la Unión Europea tras eliminarse la exención se han recaudado 7.000 millones de euros que antes no se percibían.

«Es una competencia desleal por cuanto el comercio físico presencial no cuenta con esa misma ventaja fiscal. La exención incentiva a que el consumidor opte por el comercio electrónico al poder comprar más barato al no tener que pagar impuestos», indican estas fuentes, que aseguran que el «gran perjudicado» es el comercio local. «La exención favorece a grandes operadores mundiales del comercio electrónico, teniendo en cuenta que el 50% de las compras se hacen a web, marketplaces o plataformas de fuera de España, muchas de ellas de fuera de la UE», indican.

Las fuentes consultadas señalan es un «contrasentido» que en Canarias exista el AIEM para proteger a la industria local (que es el 7% del PIB) frente de producciones que vengan de fuera y que se fabrican en las islas y por otro lado, se mantenga la exención fiscal para el comercio electrónico «a pesar de perjudicar» al comercio local de las islas, que representa el 13% del PIB de las islas, el 20% del empleo y el 25% de las empresas. «El comercio electrónico lleva varios años creciendo a tasas de doble dígito frente a las pérdidas del comercio físico», manifiestan estas fuentes.