Trabajadores de la firma canaria CIB Labs, que forma parte de la alemana CIB Group, esta semana. / ARCADIO SUÁREZ

La empresa canaria CIB Labs implanta con éxito la jornada laboral de cuatro días y sin recorte salarial

Sus empleados trabajan 36 horas a la semana, de lunes a jueves, y libran viernes, sábado y domingo. Los resultados son «muy positivos»

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

¿Puede una empresa permitirse el lujo de que sus trabajadores trabajen solo cuatro días a la semana sin tocar sueldos o vacaciones y aún así ser rentable, productiva y competitiva? Ante esta pregunta serán muchos los que duden e incluso habrá quien afirme que es imposible. La respuesta la da la empresa canaria CIB Labs, especializada en procesos de digitalización y gestión documental con inteligencia artificial, además de desarrollo de software y consultoría, que en septiembre de este año arrancó con esta innovadora jornada laboral y sus resultados en los tres meses transcurridos son «muy positivos».

Quien lo afirma es Ulrich Brandner, CEO y propietario del grupo alemán CIB Group, matriz de la firma canaria CIB Labs. Según asegura, se planteó la jornada de cuatro días para los trabajadores de todo el grupo (unos 150, de los que 40 están en Canarias) como forma de «premiar» a una plantilla que responde y saca adelante su trabajo y bajo la convicción de que «un trabajador satisfecho y contento con su vida es un trabajador feliz, eficiente y que rinde más». «En lugar de sueldo quise mejorar sus condiciones de vida», indica Brandner, que ha aplicado la jornada laboral en las siete sedes del grupo, distribuidas en Alemania, España (Valencia y Canarias) y Austria (próximamente abrirá en Portugal), movido por una conciencia social que le ha caracterizado desde joven.

AL DETALLE

  • Pionera CIB Labs es la primera empresa de España que implanta la jornada de cuatro días sin tocar sueldos o vacaciones.

  • Jornada Los trabajadores han pasado de trabajar 40 horas en cinco días a 36 en cuatro. La empresa les regala 4 horas.

  • Balance Desde septiembre, cuando se implantó, hasta la fecha los resultados son «muy positivos», según explica su CEO.

  • Grupo CIB Labs es filial de la firma alemana CIB Group, que ha aplicado el sistema en las siete sedes de toda Europa.

La segunda razón que le llevó al cambio está en el propio ADN de CIB Group: «Somos expertos en digitalización y como tales, debemos tratar de mejorar la vida de las personas. El futuro debe traer menos automatismo humanos y más interacción creativa», indica Brandner, que esta semana ha visitado a su plantilla en Gran Canaria.

Hoy CIB Labs es la primera empresa de España que tiene este sistema. Hay otros que lo han implementado como Desigual, pero en el caso de la firma de ropa la jornada de cuatro días ha ido acompañada de un recorte salarial del 6,5%

Reconoce Brandner que el anuncio de la introducción de la jornada laboral en su plantilla provocó cierto «shock» entre algunos de sus 300 clientes (entre los que se encuentran grandes multinacionales como BMW, Generali, Allianz o Deutsche Bank), que creían que el no trabajar los viernes iba a suponer una pérdida en la calidad del servicio. «Pasados casi tres meses están contentos. No han notado ningún cambio», indica.

La plantilla de CIB Group trabaja ahora nueve horas cada día de lunes a jueves para librar los viernes -hacen 36 horas a la semana en lugar de 40- pero cuenta con dos equipos de soporte que se turnan la libranza los viernes o lunes para cubrir a los clientes y trabajar al igual que el resto, cuatro jornadas semanales. «Ahora trabajas para vivir no vives para trabajar», apunta uno de sus trabajadores, mientras que otro asegura que «los cuatro días de trabajo a la semana hacen que seas más productivo», algo que los datos avalan.

En estos tres meses de implantación las dos partes han ganad: la empresa continúa generando beneficios y los trabajadores han ganado en calidad de vida.

La flexibilidad introducida por Brandner en su empresa no se queda aquí. Permite a sus empleados trabajar desde casa tres días a la semana y solo uno es presencial. Además, a corto plazo está estudiando nuevas medidas dirigidas a «premiar» a los trabajadores con más antigüedad y, aunque no quiere contar mucho «para que sea una sorpresa», adelanta que tiene que ver con reducir horas de trabajo. «La clave de que todo funcione bien es la confianza mutua. Si confías en el empleado éste responde porque se siente valorado», indica Yolanda Roca, responsable de marketing.

Empresa que rompe esquemas

El CEO y propietario del grupo alemán CIB Group, matriz de la firma canaria CIB Labs, Ulrich Brandner, sospechaba cuando decidió implantar la jornada laboral de cuatro días que iba a generar «ciertas reticencias» entre sus clientes pero no solo de España sino también de Alemania. Como indica, CIB Group ha sido pionera en nuestro país pero también en el germano. «La Cámara de Comercio de Alemania en Munich tiene 200.000 empresas y no hay ni una sola que tenga los cuatro día a la semana. Las dudas de que no funcione existen», indica Brandner, que es consciente de que no todas las empresas pueden implantar «con facilidad» este modelo. «Depende de varios factores pero una que desarrolle software es muy plausible», afirma el CEO de esta multinacional, que decidió en 2015 abrir una sede en Canarias, un lugar que conocía de vacaciones y en el que le sorprendía la elevada tasa de paro que había. El hecho de que hubiera colegios de alemán y por tanto, encontrar trabajadores que hablaran la lengua, fue otro factor decisivo.

CIB Labs está constituida como empresa ZEC, si bien, como señala Brandner, conoció las ventajas fiscales de las islas cuando ya había decidido entrar en ellas. «Nunca antes había oído hablar de ello», apunta el CEO de CIB Group.

Reconoce que Canarias es un lugar «excepcional» para el trabajo en remoto y anima a las empresas a dar el salto a Canarias, si bien reconoce que sigue habiendo problemas en las conexiones digitales. «Canarias tiene muchas oportunidades para los trabajadores digitales pero detecto, por ejemplo, que no en todos los sitios de la isla hay internet y esto es un problema», apunta.

En los inicios su empresa también tuvo problemas con la fibra óptica y la conexión a internet.