El precio de los alimentos se dispara en las islas

Canarias fue en abril la única comunidad de toda España en la que los precios subieron pese a ser esta una de las comunidades más golpeadas por el parón de la actividad económica provocado por la alerta sanitaria del coronavirus. La inflación alcanzó una tasa interanual de un 0,4% respecto al mismo periodo del pasado año, frente al 0,7% de caída registrado en el conjunto nacional.

José Miguel Pérez
JOSÉ MIGUEL PÉREZ

La estadística publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) permite concretar hasta qué punto subieron los precios en Canarias de los productos necesarios para cubrir las necesidades básicas de los ciudadanos durante el confinamiento. Y tal y como percibían los consumidores, los alimentos están entre los productos que más se encarecieron el mes pasado en las islas.

Así, dentro de los capítulos generales, los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas se elevaron un 2,9% respecto al mismo periodo del pasado año; y las bebidas alcohólicas y el tabaco, también muy demandados durante el confinamiento en los supermercados, se encarecieron un 2% interanual en las islas.

Y le dieron para arriba a los precios más que nadie los escasos servicios disponibles de alojamiento que permanecieron abiertos peses a la suspensión de la actividad turística: subieron un 13,7% interanual en las islas, frente a la media del 3,2% nacional.

Dentro de los alimentos, se disparó la inflación en las carnes distintas a vacuno, ovino, porcino y ave (+11,4% interanual). En esta categoría se incluyen la charcutería y otras carnes preparadas, incluidos entre los productos más demandados por los consumidores canarios durante el aislamiento.

También sobresalen en el listado de productos más inflacionistas dos de los más presentes en la cesta básica de los canarios: las papas y sus preparados se encarecieron un 7,2% y el azúcar otro 7%. El precio de la fruta fresca se elevó otro 6,1%.

La carne de porcino se encareció un también destacado 5,6%, y la de ave, un 4,3% interanual, y el prescado fresco y congelado, otro 5,2%. La subida de la carne de vacuno se quedó en el 1,7%.

Y en el lado contrario, bajó sobre todo la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (-4,6% respecto a abril de 2019), debido al desplome de la demanda en estos tiempos de suspensión de gran parte de la actividad económica.

Destacó además la bajada del subgrupo de electricidad, gas y otros combustibles, en un 17,1% interanual.

En el otro lado de la balance, fueron significativos los descensos del 12,9% en calefacción, alumbrado y distribución de agua, del 6,9% en aceites y grasas, y del 4,2% en objetos recreativos.

La tasa de variación mensual de abril se situó en el 0,4% y deja la variación en lo que va de año en el -0,2%.

Además, el índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos (inflación subyacente) registró una subida del 1,2%, dos décimas más con respecto al valor registrado en marzo. A nivel estatal esta tasa alcanzó el 1,1%.

Balance nacional.

A nivel nacional, el IPC cayó un 0,7 % el cuarto mes del año en relación al mismo periodo del año anterior.

En lo que va de año, este índice de precios registra en las islas un descenso del 0,2 %.

Debido a la situación de confinamiento por la epidemia del COVID-19, el INE ha creado dos grupos especiales que recogen el efecto en los precios de los bienes y los servicios que se han podido seguir consumiendo, entre los que destaca, a nivel nacional, la subida del 6,9 % de los alimentos frescos en tasa anual, tres puntos superior a la registrada el mes anterior.

Las rúbricas que anotaron mayores descensos anuales en abril en Canarias fueron la de alimentos y bebidas no alcohólicas, con un aumento del 2,9 %, y las de bebidas alcohólicas y tabaco y hoteles, cafés y restaurantes, que crecieron un dos por ciento, respectivamente.

En el extremo opuesto se situó vivienda, que anotó un descenso interanual del 4,6 por ciento, a la que siguieron el ocio y la cultura, con una caída del uno por ciento.