El pago de las cuotas de los créditos personales también se paraliza hasta junio

01/04/2020

El Gobierno permite el rescate de los planes de pensiones a los afectados por un ERTE y a los autónomos perjudicados por la crisis económica

El problema de asumir uno de los pagos mensuales que cada vez más hogares tienen, el de los créditos al consumo para financiar compras diarias, también se ha visto condicionado por la propagación de los efectos económicos del coronavirus. Conscientes de que son muchas familias con rentas bajas las que hacen uso de este tipo de productos financieros, el Gobierno ha decidido aplicar una moratoria en su pago durante tres meses.

Esta medida extiende, por tanto, la paralización en el pago de las hipotecas, que también había aprobado el Ejecutivo hace dos semanas y que este martes amplió a una parte de los autónomos afectados por la actual coyuntura. En concreto, quienes estén pagando un préstamo personal o de consumo disponen de tres meses de moratoria siempre que se trate de consumidores vulnerables y afectados por la actual situación económica, derivada del cierre de negocios o de expedientes de regulación laboral.

El Ejecutivo amplía el plazo para que las antiguas cajas de ahorro salgan a Bolsa

El auge de los créditos al consumo ha experimentado un importante crecimiento en los últimos años, al ser usados por colectivos en muchas ocasiones con menos poder adquisitivo para financiar sus compras del día a día. De hecho, hasta el pasado mes de enero los hogares acumulaban 185.670 millones de euros en todo tipo de financiación al consumo, lo que supuso un crecimiento del 4,4% con respecto al mismo mes del año anterior, según los últimos datos del Banco de España. Este tipo de préstamos ha ido creciendo de forma tan exponencial en los últimos años, en paralelo al dinamismo del consumo doméstico, que instituciones como el Banco de España, la Comisión Europea o el BCE habían advertido a la banca que tomase medidas de precaución para evitar una nueva burbuja y, por tanto, una alta morosidad.

Disponer de ahorros

Por otra parte, el Gobierno va a permitir rescatar planes de pensiones a los afectados por ERTE (trabajadores por cuenta ajena y propia y empresarios) causados por el COVID-19. Lo podrán hacer sin tener pagar a Hacienda aquellos ahorradores que sufran un expediente de regulación temporal y los autónomos que deban cesar en su actividad a causa de la pandemia.

Los planes de pensiones solo podían rescatarse antes de tiempo en caso de desempleo de larga duración, enfermedad grave y por antigüedad superior a 10 años de las aportaciones a rescatar.

La liquidez de los planes de pensiones se encuentra restringida por una razón fundamental, que es evitar que los partícipes se desvíen del principal fin de estos vehículos de ahorro: la previsión complementaria para la jubilación. Hasta febrero los planes de pensiones del sistema individual contaban con un patrimonio de 77.539 millones de euros, según la patronal Inverco. Además, este producto cuenta con la ventaja fiscal de que supone una reducción sobre la base imponible del IRPF.

Además, el Ejecutivo ha ampliado la fecha límite para que las antiguas cajas salieran definitivamente a Bolsa y la participación de las fundaciones fuera inferior al 40%. El nuevo plazo vence a finales de 2022. Hasta ahora, ese límite llegaba al próximo 31 de diciembre, pero ante la situación que viven los mercados, Economía ha flexibilizado el calendario. La medida beneficia directamente a Ibercaja (su fundación controla el 87,8%), que se había comprometido a dar el salto al parqué este año.