Juan Carlos Ureta (presidente de Renta 4), entre Francisco Torres (director de Renta 4 Canarias) y Mariano Sanginés (director de la oficina de Las Palmas). / Cober

La economía canaria juega con ventaja tras reforzar la covid su sector turístico frente a destinos competidores

El presidente de Renta4, Juan Carlos Ureta, destaca la recapitalización de las empresas como otro factor decisivo y reseña lo bien que han invertido la RIC los empresarios

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

La economía española crecerá durante los próximos años en forma de 'K', de forma que habrá algunos sectores económicos y empresas liderando el crecimiento (en la línea creciente) a costa de otras que destruyan valor. Ya la economía se encuentra en esa situación divergente, en la que no se mira tanto cuánto crece el PIB sino qué parte es la que tira.

En esa 'K', el turismo de Canarias se sitúa en el nivel alto, dentro del grupo de empresas y sectores económicos que va a seguir generando «mucho valor», según indicó ayer el presidente ejecutivo de Renta 4 Banco, Juan Carlos Ureta, en un encuentro con los medios.

La demanda turística no caerá de forma dramática

En sus palabras, aunque la demanda ha comenzado a bajar y lo seguirá haciendo dadas las medidas que está adoptando el BCE de subida de los tipos de interés, en el caso de Canarias la demanda turística no se va a haber tan afectada gracias a que las islas «se han reforzado» frente a otros destinos competidores como Turquía tras la covid. «Con la covid competidores turísticos de Canarias que estaban asomando han caído. Canarias, estando en la zona euro, con una tranquilidad y seguridad fantástica, y con unos servicios muy buenos, se ha fortalecido como destino turístico. Y todo ello con una industria hotelera muy capitalizada, que ha hecho los deberes y que no se ha quedado con la crisis al borde de una suspensión de pagos», indicó Ureta.

El presidente de Renta 4 Banco destacó también las inversiones que se están realizando en las islas en energías renovables y en nuevos sectores.

Según dijo, «Canarias no va mal», con empresarios que se han capitalizado, han sabido utilizar «muy bien» instrumentos e incentivos como la RIC y han gestionado bien. «Habrá una menor demanda pero no será una contracción apocalíptica y no creo que afecte excesivamente a una economía como la canaria que se ha fortalecido mucho», agregó.

Correción de burbujas y desajustes

El presidente de Renta 4 no quiso ser « ni catastrofista ni apocalíptico» en el diagnóstico económico actual, de ahí que considera que no se van a cumplir las previsiones lanzadas por distintos economistas y expertos, como Nouriel Roubini, que considera que la economía se dirige a una estanflación como la vivida en los años 70 y otros que creen que el mundo se encamina hacia una Gran Depresión como la de los años 30.

En su opinión, lo que está ocurriendo es una «corrección» de las burbujas generadas en los últimos 15 años a consecuencia del dinero barato y de los «desajustes» derivados de la covid y la guerra de Ucrania, que aportaron problemas añadidos como los cuellos de botella en la logística y la subida de las materias primas, entre otros. En este sentido, apuntó que no se puede abogar por una economía verde o digitalizada, como sucedió tras la covid, cuando la capacidad de conseguir 'chips' es limitada. «Se produce un desacople entre oferta y demanda», dijo.

Respecto a la subida de tipos de interés, Ureta criticó que los bancos centrales no adelantaran la retirada de liquidez al momento en el que empezaron a llegar las vacunas y en su lugar, decidieran«seguir inflando el globo». «Quizás ellos mismos creyeran que habían encontrado la piedra filosofal de crecer sin generar inflación», manifestó.

En su opinión, los bancos centrales tienen ante sí un complicado reto de contener la demanda para luchar contra la inflación sin asfixiar la economía y generar lo que se denomina «accidente monetario». Especialmente difícil va a ser esta labor para el BCE, que se encuentra ante la fragmentación de la economía europea.

Cambios en la política fiscal

En este contexto, está en duda si los bancos centrales van a seguir comprimiendo las primas de riesgo de los países europeos, sobre todo teniendo en cuenta lo ocurrido en Inglaterra y que, en su opinión, es un «aviso a navegantes» de lo que puede ocurrir.

En este punto, advirtió del posible cambio de la política fiscal y un recorte del gasto público, aunque, como dijo, todo dependerá de cómo evolucione el déficit y los ingresos. Como destacó, los Presupuestos aprobados para 2023 son los más expansivos de la historia de España pero podría haber un cambio en función del crecimiento de su economía. «Ya veremos», señaló Ureta, que indicó que la situación de empresas y familias es hoy mejor que en 2008 por que se ha reducido su endeudamiento.

Momento de la charla que Ureta dió ayer ante clientes en la oficina de Gran Canaria / Cober

«No se prevé una guerra de depósitos en el corto plazo»

El presidente ejecutivo de Renta 4 Banco, Juan Carlos Ureta, rechazó ayer que vaya a haber una guerra de depósitos porque la banca lleva quince años con un modelo en el que el balance bancario ha crecido poco. «Si tienes un banco (comercial) en el que recibes depósitos de la gente no puedes tomar mucho riesgo y hay financiaciones que van más por el mercado de capitales», explicó Ureta.

A la hora de aconsejar a los inversores dónde depositar sus ahorros para obtener rentabilidad en un momento de alta incertidumbre, Ureta advierte en primer lugar de que ya no hay activos sin riesgo. En su opinión, el deterioro de la liquidez va a seguir existiendo en los próximos meses por la inflación, con lo que hasta la renta fija tiene su riesgo. Los tipos de interés reales negativos «van a persistir durante largo tiempo», advirtió.

Como ejemplo, indicó que hasta el bono aleman tiene riesgo de que suba la inflación o se incrementen los tipos de interés y el inversor pierda dinero. «Siempre decimos a los clientes que no se engañen, que no hay activos sin riesgo y de lo que se trata es de ir gestionando y que el riesgo sea acorde a lo que sientes con tu perfil», señala.

Una vez dado este consejo, considera clave para intentar mantener el patrimonio «invertir en activos vinculados a la economía real». Entre ellas, renta variable, inmuebles y activos reales.

Según señala, una parte importante de la cartera tiene que estar en renta variable porque es el que mejor captura el crecimiento de la economía. A continuación, Ureta considera que hay posibilidades de invertir en Letras del Tesoro. Además, apunta, el mercado evidencia valores atractivos y posibilidades «muy buenas». En este punto, Ureta se decanta por valores de energéticas y de tecnología o similares ante los recortes que han sufrido en los últimos meses.