Representantes de los trabajadores ante uno de los centros de producción de JSP. / C7

JSP deja de producir el 30% de las referencias y la plantilla dice que se está preparando su liquidación

Leche, pan, yogures y natillas son algunos de los productos que han dejado de fabricarse. Han sido sustituidos en los lineales por otras marcas y su recuperación no será sencilla

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

La empresa JSP, que el lunes solicitó formalmente el concurso de acreedores, ha empezado a dejar de producir y distribuir varias de sus referencias, tanto lácteos de la marca Celgan como productos de panadería. El recorte en la fabricación afecta también a productos de marca blanca que JSP produce a enseñas de la distribución, como es Dinosol.

Los representantes del comité de empresa de JSP estiman que las referencias que han dejado de fabricarse rondan el 30% del total y advierten de que, esta situación responde a un «plan» marcado por los actuales gestores desde hace tiempo y que pasa por empujar a la empresa a su liquidación. «Solo se busca de manera artificial y totalmente premeditada en una acción bien estudiada, llevar a la empresa a un punto irreparable, con el fin de fraccionar la empresa en trozos, desapareciendo esta empresa puntera de Canarias», apuntan los trabajadores en una carta remitida a JSP y solicitando información sobre el fin de la producción de estos productos.

El presidente del comité de empresa de JSP, Ángel Yánes, apunta que en panadería ha dejado de distribuirse pan en las islas de Lanzarote y Fuerteventura, a través de los supermercados Dinosol mientras que en La Palma se ha comunicado que se va a dejar de vender. En cuanto a Celgan, que hasta ahora era de una de las patas principales del negocio de JSP (en 2017 la multinacional Kaiku llegó a ofrecer 18 millones por este negocio y la familia Sánchez no quiso vender pese a que, según los expertos, hubiera sido la salvación del grupo que ya entonces arrastraba problemas) es la más afectada por los recortes.

La mayoría de productos afectados son de Celgan y los fabricados para enseñas como Dinosol

Según informan los representantes de los trabajadores, los actuales gestores han dado orden para dejar de fabricar la leche fresca pasterizada, entera y semidesnatada, los yogures de Actimillac (natural, fresca y coco) y los postres sólidos como natillas de vainilla, cacao y café, tanto de la marca propia como de blanca de Dinosol. Además, desde el jueves han dejado de fabricarse todos los yogures con frutas de la marca y de Dinosol y el L.casei de Dino. «Se está dejando de fabricar y de distribuir productos que tienen una gran demanda. Se está dejando de servir al público canario y estamos perdiendo espacio en los lineales por otras marcas con el objetivo de que el administrador concursal considere que la empresa no es viable y se liquide», indica Yánes.

El comité de empresa ha puesto en conocimiento de distintos miembros del Gobierno de Canarias la situación y le han pedido que actúe para evitar los planes de los gestores de JSP. Yánes se refiere en concreto al consejero nombrado por la banca, Manuel Márquez. «Hace ya un tiempo que nos dijo que su idea era colocar a distintos compradores la panadería, Celgán y la planta de café. Su intención es que el fondo Vulcan Foods se quede con la fábrica de Guímar», apunta.

Sin cobrar el sueldo de julio

A 17 de julio los trabajadores siguen sin cobrar la totalidad del sueldo, solo han percibido un tercio. «Lo poco que se cobra es a cuentagotas y ahora con la incertidumbre del concurso de acreedores», indican el presidente del comité de empresa.