Los fletes marítimos -contenedor y barco- llevan un año disparados y la burbuja sigue hinchándose. / ARCADIO SUÁREZ

El coste del transporte marítimo sigue al alza y castiga al bolsillo de los canarios, con menos producto y más caro

No hay barcos ni contenedores para mover la mercancía, lo que dispara los precios, que sin duda, encarecerán la cesta de la compra

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

La 'tormenta perfecta' que se ha dado en el último año en el transporte marítimo a consecuencia de la covid, al unirse menos líneas marítimas, menos barcos y déficit de contenedores vacíos en todo el mundo con un repunte de la demanda mundial, lejos de mejorar con el paso de los meses se ha recrudecido. Un año después de que empezara a vislumbrarse el problema, que tuvo su origen en el tráfico de contenedores de Asia con el resto del mundo, éste se ha recrudecido y ha tenido un efecto contagio en el resto de las rutas, incluida la de península-Canarias.

Aunque el aumento de los fletes nacionales es inferior al registrado con China, el impacto en el bolsillo de los canarios empieza a notarse y, según los expertos consultados por CANARIAS7, la espiral alcista continuará en los próximos meses.

Los fletes con China se han encarecido cerca de un 1.000% en el último año y si bien, las importaciones de este país a través de los puertos canarios solo suponen el 5%, la mercancía de Asia entra a través de la península. Además, muchos de los productos fabricados en España y Europa llevan componentes de China, con lo que es imposible huir del incremento del transporte. Un contenedor que antes costaba entre 1.500 euros o 2.000 euros se sitúa ahora en entre los 12.000 y los 15.000 euros.

En el caso de los fletes con la península, el alza no es tan abultado pero tiene su impacto. Un contenedores que hace un año costaba de media 800-900 euros se ha encarecido hasta los 1.200-1.300 euros. Sin embargo, como explican fuentes del sector, el aumento, en un 50%, supone volver a los niveles precovid y recuperar unos precios que «estaban regalados» por la covid y la competencia que se había desatado entre las navieras que operan con las islas.

Fuentes vinculadas al sector estiman que la escalada alcista de los fletes con península no ha terminado y que en los próximos meses se irá a incrementos de entre un 30% y un 40%, hasta los 1.600-1.800 euros el contenedor.

La subida del precio del teu se debe en parte al encarecimiento de los chárter marítimo.

Los armadores han aprovechado la actual coyuntura para subir el precio de los contratos de los buques ante la escasez que hay. De un precio de 6.000-8.000 euros al día se ha pasado a 30.000 diarios. «No hay buques en el mercado y los que hay están a precio de oro», indican fuentes próximas.

En el mundo marítimo se ha producido una auténtica guerra por los barcos. A medida que han ido culminando los contratos los armadores han exigido incrementos de precio de hasta un 500% y en ocasiones incluso, ya tenían «apalabrados» los barcos con otro cliente. La situación ha derivado en que muchas navieras e incluso gigantes de la distribución estén comprando sus propios buques. «Se va a encarecer todo. Va a ser inevitable», indican estas fuentes.

Hay quien entiende que la subida de los fletes a nivel mundial es una 'burbuja' que estallará más pronto que tarde. En su opinión, los precios disparatados se ha generado a raíz de propagar el miedo y la ansiedad de que los barcos van llenos y «no hay hueco» en las bodegas para más contenedores y no hay buques. «En mi opinión no hay falta real de barcos y contenedores porque las grandes navieras que dominan el mercado así lo quieren porque ni se han hundido barcos ni se han achatarrado contenedores y la demanda es similar a antes de la pandemia», indican fuentes cercanas. Como explican, mover un megaportacontenedores de China y de 20.000 teus reportaba a las grandes navieras antes unos ingresos de 40 millones de dólares; ahora, son 200 millones y tienen los mismos costes.