Cientos de maletas acumuladas en el aeropuerto de Heathrow (Londres) por falta de personal. / Reuters

Congestión en los aeropuertos europeos a las puertas de un verano de récord

A los problemas en los controles de pasaportes se suman ahora las huelgas y la falta de personal de algunas aerolíneas que despidieron a muchos trabajadores en la pandemia

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

Se presenta un verano «complicado» en los aeropuertos europeos. Ya lo anunció la semana pasada el consejero delegado de IAG, Luis Gallego, durante la junta de accionistas. No hay más que ver la situación de los principales aeropuertos esta semana, donde la falta de personal de muchas aerolíneas ha generado que se congestionen las cintas de recogida de maletas, los puntos de facturación y se cancelen cientos de vuelos.

Y todo ello a las puertas de un verano que promete ser como los de antes de la pandemia con unas ocupaciones que no se veían desde 2019 gracias al fin de las restricciones a la movilidad. Pero varias grandes aerolíneas no están teniendo otro remedio que cancelar vuelos por falta de personal debido a la avalancha de despidos que se produjeron durante el covid, lo que reduce su capacidad de operación.

Este es un problema que no ocurre en España, donde gracias a los ERTE no se despidió personal sino que «se fue ajustando dependiendo de las necesidades», explica a este periódico fuentes de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), que considera por ello que la situación de los aeropuertos europeos y españoles es «muy distinta».

La asociación representante de las aerolíneas explica que el problema está bastante localizado en Reino Unido (sobre todo en el aeropuerto londinense de Gatwick) porque aunque tuvieron un mecanismo similar a los ERTE solo duró hasta septiembre de 2021 y en ese momento se despidió a mucho personal, que recuperar ahora es difícil. «El brexit dificulta la incorporación de plantilla europea porque tienen que pedirles más documentación y acreditaciones, y además la llegada de nuevos trabajadores lleva un tiempo para capacitarles», explican desde ALA.

Pero aunque no se trate de un problema español, los pasajeros con destino a nuestro país son los que están encontrando cancelaciones y congestiones. Solo en Londres, British Airways ha tenido que recortar el 10% de sus vuelos hasta octubre. En Ámsterdam también está habiendo congestiones en el aeropuerto de Schipol por la falta de personal y en Frankfurt se une también el problema de las huelgas.

El refuerzo policial alivia los controles en España

En España el problema denunciado por las aerolíneas ha sido la falta de suficientes policías en los controles de pasaportes para los pasajeros que llegan de países de fuera de la UE, como es ahora Reino Unido. Ante la avalancha de turistas con el fin de las restricciones, estos controles se han visto en ocasiones desbordados con pasajeros teniendo que hacer colas de más de 45 minutos, lo que provocó que más de 15.000 personas perdieran su vuelo de conexión desde el 1 de marzo, aseguraba Iberia hace unas semanas.

La respuesta del Ministerio del Interior fue anunciar la llegada de 500 agentes de Policía más a los controles de pasaportes de doce aeropuertos, aunque señalaron que no estuvo motivada por esta situación de congestión que calificaron de «muy puntual». Desde Iberia aseguran que los aeropuertos españoles ya están funcionando mucho mejor y que hay que darles «un poco de margen» al refuerzo policial en los controles que comenzó esta misma semana. Aún así, reconocen que el verano será «muy complicado» en los aeropuertos de todo el mundo, lo que repercutirá a España porque muchos de nuestros turistas llegan de Londres, Alemania y Ámsterdam.

Huelgas

A este cóctel hay que sumarle las huelgas convocadas por miles de trabajadores del sector. En el caso de España, los tripulantes de cabina (TCP) de Ryanair han convocado seis jornadas de paro que comienzan este mismo viernes, a quien se han unido de forma casi simultánea los trabajadores de otros cinco países donde opera la aerolínea. En total, unos 2.700 empleados de la empresa están llamados a la huelga en toda Europa.

También la británica Easyjet tendrá que asumir nueve jornadas de protestas en julio anunciadas por los sindicatos en plena negociación del segundo convenio colectivo en España.