La falta de semiconductores vuelve a hundir el sector al no haber vehículos en el mercado. Los 'rent a car' quieren comprar pero no hay coches. / C7

Los concesionarios vuelven a los ERTE para sortear la crisis de los microchips

Las ventas de coches siguen bajo mínimos y aunque en 2021 crecen respecto al año pasado, están un 40% por debajo del nivel prepandemia. En Canarias hay demanda pero no hay vehículos. Los 'rent a car' requieren de 25.000 unidades más pero no hay. Alquilar un coche esta Navidad será un lujo

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

Las ventas de turismos y todoterrenos siguen sin levantar cabeza en este 2021 y se mantienen un 40% por debajo de los niveles prepandemia, con 21.344 unidades menos de las que se vendieron en 2019.

A pesar de que este año se atisbaba como el de la «recuperación» del sector tras la fuerte caída del 2020, el año del confinamiento y del parón de la actividad, la crisis de los semiconductores se ha llevado por delante las previsiones y hundido las ventas. Con ello, algunas empresas del sector han tenido que volver a los ERTE para sortear el momento y lograr mantener el empleo. En noviembre se mantuvo la caída de las matriculaciones de más del 40% respecto a 2019, con 3.431 unidades vendidas frente a las 5.820 de prepandemia, pero la causa es externa. Hay demanda de vehículos en Canarias, sobre todo del sector de los 'rent a car' que ante el crecimiento del turismo quieren recuperar parte de la flota, pero los concesionarios no pueden atenderla porque no hay coches en el mercado. En noviembre las empresas de coches de alquiler matricularon 888 unidades, lo que supone un 255% más que en 2020. Si se compara con 2019 (cuando fueron 2.244 unidades), la caída es de un 60%.

Las dos patronales del sector, Faconauto y Fredica, aseguran que hay mucha demanda de 'rent a car' que no se ha cubierto por la falta de vehículos y que las cifras de ventas de este año hubieran sido mucho más elevadas si no hubiera habido el problema de los microchips. «La crisis de los semiconductores está castigando mucho a nuestro sector y está frenando la entrega de vehículos, especialmente en grandes flotas para el mercado del 'rent a car'», asegura el presidente de Faconauto Canarias, Manuel Sánchez. Desde Fredica se apunta a la «oportunidad perdida» por los concesionarios para recuperar parte de las ventas perdidas en 2020, que califican como un año «nefasto». Según se apunta desde esta organización, la falta de microchips ha sumido al sector del automóvil de Canarias en una segunda crisis.

El futuro pinta complicado para el sector que prevé, según las estimaciones de Faconauto, cerrar con un alza de las ventas de un 20% respecto al 2020. Respecto al año prepandemia, las previsiones es cerrar en matriculaciones de turismos y todoterrenos con una caída del 40%. «Estas perspectivas hacen prevén un cierre de año muy duro y con perspectivas a medio plazo no claras», se apunta desde Fredica, quien advierte que algunas empresas han comenzado ya a realizar ERTE para adaptarse «con urgencia» a esta situación, con el fin de sortear este momento

El presidente de Faconauto, Manuel Sánchez, insiste en esa incertidumbre sobre lo que puede llegar. «Somos incapaces de predecir qué va a pasar porque desconocemos la capacidad de producción y entrega de las marcas», apunta. Tanto Faconauto como Fredica apuntan a 2022 como un año «complicado» para los concesionarios de Canarias, ya que además de seguir la falta de microchips subirá el Impuesto de Matriculación. «Esperamos que el Gobierno de España sea sensible a la delicada situación por la que atraviesa la industria de la automoción y escuche nuestras propuestas de congelar el impuesto un año más», apunta Sánchez.

Las dos patronales recalcan que la fabricación de coches se ha ralentizado y los vehículos están llegando bajo pedido y con plazos que se extienden hasta los ocho meses, si bien hay marcas que tienen una mayor disponibilidad. La situación de pérdida de ventas ante la falta de oferta de vehículos en el mercado se replica en toda España.

El puente y la Navidad llevará los coches de alquiler a precios récord

El sector de los 'rent a car' han matriculado 8.095 unidades en lo que llevamos de año, lo que ha permitido elevar su flota hasta casi las 30.000. Sin embargo, la cifra sigue siendo insuficiente para poder atender la demanda turística. Para cubrirla serían necesarias 25.000 unidades más. Al menos hasta ahora, ya que la variante Ómicron del virus y las restricciones del Reino Unido están amenazando al sector turístico, ralentizado el ritmo de las reservas y provocando las primeras cancelaciones, como indica Roberto Dávila, el secretario general de la Asociación de Empresas Canarias de Alquiler de Vehículos (Aecav, que integra a los grandes) y también CEO de la empresa Avis.

En cualquier caso, hasta la fecha el agujero entre la oferta de vehículos y la demanda es de un 35%, lo que provoca que los precios de los coches de alquiler estén por las nubes. Se prevé que para este puente al igual que para las fechas navideñas los precios superen a los del verano, cuando llegaron a triplicar el nivel prepandemia. Como apunta Dávila, la previsión es que alquiler un coche de la tarifa mini, la más económica, salga por 600 euros la semana. Además, debido al déficit de vehículos muchos de los clientes que esperen a última hora se van a encontrar con que no hay coches disponibles.

El sector está esperando pedidos realizados en este año pero no llegarán hasta principios de 2022. «No hay coches y no podemos atender toda la demanda», indica Dávila. En el mismo sentido se expresa el presidente de la Asociación Profesional de Coches de Alquiler de Canarias (Apeca), Juan Antonio Jiménez: «No es que no queramos es que no podemos comprar porque no hay coches»..