Con derecho a becas, a la espera del Gobierno

30/03/2020

En Tenerife y Gran Canaria se ha hecho entrega de estos vales de compra a un 40% de las personas con derecho a recibirlo. En Lanzarote ha sido el Cabildo el encargado de adquirir estos productos y repartirlos.

La compra por valor de 120 euros que se está facilitando en Canarias para las familias que se acogen a la cuota cero en el comedor escolar está sufriendo retrasos e incidencias en algunos casos. “No me ha llegado el mensaje avisando de que puedo ir a recogerla”, lamenta una madre que teme que sus datos no estén actualizados en el listado. Las quejas se acumulan estos días en las redes sociales, en el correo y en el teléfono de la Consejería de Derechos Sociales del Gobierno de Canarias, que asegura que trabaja a destajo por dar una solución a los problemas que se están generando a raíz de la medida implantada de forma rápida el pasado 16 de marzo. La suspensión de las clases y el estado de alarma decretado ha impedido que los niños y niñas puedan acudir estos días al comedor. Para paliar esta situación, el Ejecutivo llegó a un acuerdo con supermercados para hacer llegar la comida a cada una de las familias que tienen derecho.

En total, son 13.200 alumnos y alumnas los que pueden acogerse a esta medida del Gobierno de Canarias. En un principio, explican fuentes de la Consejería, se pretendía que a cada uno le llegara la compra por ese valor a casa. Sin embargo, el estado de alarma ha imposibilitado que se puedan realizar las entregas a domicilio con rapidez, especialmente en las islas capitalinas. Por ello, la fórmula por la que se ha optado es la de enviar un mensaje a las familias poco a poco para que acudan a por una tarjeta de compra en algunos de los supermercados de sus zonas. En Gran Canaria y Tenerife el acuerdo se ha cerrado con Dinosol y en las no capitalinas con supermercados locales.

Hay familias que aseguran que los supermercados no les quedan lo suficientemente cerca como para transportar una compra si no disponen de vehículo o que temen que al ir a por la compra les pare la policía y les multe por no tratarse de su hipermercado más cercano. Otras han tenido problemas porque sus datos no estaban actualizados en la Consejería de Educación, a veces al tratarse de padres separados y no le llegaba el aviso al progenitor que vive con el menor. También se detallan casos en los que, una vez recibido el mensaje, al llegar al supermercado no han tenido aún en lista a esa persona y se han ido con las manos vacías.

Para solucionar cualquier incidente se ha habilitado un correo electrónico (defalumlpa.ceu@gobiernodecanarias.org) para que las familias puedan comentar todo tipo de dudas. Así mismo, pueden escribir aquellas personas que no hayan recibido el mensaje que avisa de que ya es posible ir a recoger la compra para, de esta manera, comprobar qué ha ocurrido. En este caso, se deben indicar los datos de la madre o el padre, los del menor, a qué centro educativo acude y en qué isla.

Según explican desde la Consejería de Derechos Sociales, se ha destinado a un equipo de cinco personas que se encuentran en un turno de mañana y en otro de tarde respondiendo a este correo electrónico con la mayor celeridad posible. Hasta este jueves por la tarde, en Gran Canaria, de 3.863 tarjetas de comida que deben entregarse, se han realizado 1.666 entregas, por lo que faltan aún 2.197 familias por recibirlas; es decir, se contabiliza a 26 de marzo un 43% de vales entregados. En el caso de Tenerife, deben ser entregadas 4.414 tarjetas, de las que se han facilitado 1.751 y faltan 2.663; un 39,67% efectuadas. En total, entre las dos islas se ha hecho entrega del 36,69% de las tarjetas de compras.

En las islas no capitalinas la entrega se reduce significativamente al existir menos volumen de menores acogidos a la cuota cero. En La Palma esta compra debe llegar a 677 familias; en El Hierro (cuyos lotes de comida se comenzaron a repartir el pasado 19 de marzo por Supermercados Terencio), a 62; en La Gomera, a 85; en Fuerteventura, a 408 y en Lanzarote a un total de 494. En esta isla, el Cabildo y los ayuntamientos han decidido repartir los lotes de productos alimenticios para compensar el cierre de comedores escolares. A diferencia del resto de islas, donde se dispondrá de vales, la presidenta de la corporación insular, Dolores Corujo (PSOE) planteó a Educación que la comida llegase directamente a los hogares beneficiarios. Por ello, esta institución se ha encargado de adquirir los productos para su reparto en coordinación con los consistorios.

Esta compra por valor de 120 euros es una de las medidas de emergencia tomadas por el Gobierno de Canarias para paliar los efectos de la crisis del coronavirus en las familias. Además de esta iniciativa, la Consejería de Derechos Sociales, liderada por Noemí Santana (Podemos), ha propuesto “una renta ciudadana de emergencia coyuntural”. Se trata de una medida excepcional para garantizar unos ingresos mínimos a las familias que actualmente no reciben en Canarias ni siquiera la Prestación Mínima de Inserción (PCI) y que sufren un mayor riesgo de vulnerabilidad social.