Imagen de turistas llegando a Canarias tras la entrada en vigor de los controles en los aeropuertos. / COBER

Canarias vuelve a la lista negra del Reino Unido e Illa contraataca los antígenos

Los empresarios alertan de que la temporada de navidades «acaba en la basura» tras reestablecerse la cuarentena británica

SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria.

Día de malas noticias y confusión ayer para el sector turístico de Canarias, que no acaba de levantar cabeza. A las dudas sobre la aplicación en las islas de los antígenos, clave para reactivar el turismo, tras contraatacar el Gobierno de España se sumó la decisión del Gobierno británico de sacar a las islas de la lista de destinos seguros ante el aumento de los contagios en el archipiélago.

En la madrugada del próximo sábado el Reino Unido volverá a imponer a los viajeros que regresen del archipiélago una cuarentena de 14 días. A partir del 15 de diciembre la norma cambiará y la cuarenta de 14 días podrá sustituirse por otra de cinco jornadas y con una PCR negativa.

En todo caso, la noticia es un mazazo para el sector turístico.

El aumento de los contagios en Canarias ha sido la razón que ha llevado al gobierno del Reino Unido a tomar esta decisión, como dejó ayer claro a media tarde el secretario de Transportes, Grant Shapps, en su cuenta de Twitter.

La noticia fue un jarro de agua fría para el sector, que tras meses encajando golpes y posponiendo la recuperación ve como se desvanece su última esperanza: la Navidad.

El presidente de la patronal turística de Santa Cruz de Tenerife (Ashotel), Jorge Marichal, calificó la noticia del Reino Unido de «desgraciada», ya que «da al traste» con las expectativas el sector turístico para navidades.

Marichal consideró que la decisión respondía más a «temas políticos» (en referencia al brexit) que a la evolución de la pandemia. «Me temo que esto obedece más a aspectos de geopolítica y nos ha tocado a nosotros que la temporada de navidades acabe en la basura», dijo.

Marichal abogó por la diplomacia y que el Gobierno británico «se bata el cobre por las islas» para lograr que se abra un corredor seguro con Canarias.

Abogó por un «rescate» al sector turístico de las islas por la difícil situación que atraviesa. «Así no vamos a salir. Nos estamos desangrando y la situación será terrible en 2021 si no se ataja con rapidez esta situación», dijo.

Desde el Gobierno de Canarias, el portavoz, Julio Pérez, reconoció ayer que existía el temor de que se pudiera producir el veto británico y abogó por seguir tomando medidas para revertir la decisión británica.

En cuanto al decreto de los antígenos, que entró ayer en vigor y que estaba llamado a ser el salvador del sector turístico al validar una prueba más accesible y barata que las PCR para los turistas, sus expectativas se desinflaron de golpe y porrazo. A primera hora de la mañana el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó una resolución que validaba una nueva prueba diagnóstica, la llamada TMA, además de la PCR, pero no contempla los antígenos.

La publicación en el BOE, apenas 24 horas después del decreto canario, fue entendido por parte del sector turístico e incluso miembros del Gobierno de Canarias como una maniobra del Estado para bloquear la norma canaria. Los servicios jurídicos del Gobierno de Canarias están convencidos de que en las islas y mientras dure el estado de alarma prevalece el decreto isleño pero hay juristas que entienden que se impone la resolución del último boletín publicado. El contraataque de Madrid provocó confusión e incertidumbre en el sector. A la confusión normativa se añade la cuarentena británica que ensombrece aún más el panorama.

es la caída del volumen de pasajeros prevista por Aena para el conjunto de este año. Así lo puso ayer de manifiesto el consejero ejecutivo y director general de Aeropuertos de Aena, Javier Marín. «Este año acabaremos con un 30% del volumen de pasajeros que tuvimos el año pasado», adelantó Marín ayer durante su intervención en la jornada 'Turismo en España: claves para su reactivación', organizada por Deusto Business School. Además de esta previsión a pocos días de que termine el año, Marín informó sobre la caída, aún más severa, del volumen de pasajeros en el mes de noviembre, periodo marcado por la segunda ola de la pandemia en toda Europa.