Canarias sufrirá dos años de dura travesía

01/07/2020

La previsión de llegada de turistas nacionales este verano se desvanece. Tampoco se esperan visitantes internacionales.

Dos años de dura y larga travesía. Eso es lo que le espera a Canarias a lo largo de este año y el próximo, cuando se prevé que la economía canaria pueda acercarse a los niveles previos a la covid-19. Un escenario que se alcanzará siempre y cuando no haya rebrotes importantes que echen para atrás a los pocos turistas que están pensando en visitar Canarias en los próximos meses y se halle una vacuna que ponga fin al virus en un margen razonable de tiempo.

Así lo consideran los representantes empresariales canarios de los distintos sectores consultados que, pese a la incertidumbre del momento, no quieren situarse en los escenarios económicos más negativos y confían en una solución sanitaria a la covid en un año o año y medio. Todos ellos saben que la única baza de la economía canaria es el turismo y que sin este sector, las islas no se recuperarán.

2020 es un año que dan por perdido en su totalidad. Aunque inicialmente se preveía que el turismo nacional podría tirar algo este verano, las perspectivas apuntan a que las llegadas serán mínimas. Lo mismo sucederá con el turista internacional, con lo que lo único que puede salvar la ocupación de alguna manera del 20% de hoteles que abrirá es el turista local. Todas las esperanzas de inicio de recuperación están puesta en la temporada alta, a partir de octubre.

«Si se hace bien en verano y no hay rebrotes importantes en octubre podemos iniciar la actividad y empezar a coger ritmo», indica el presidente de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), Agustín Manrique de Lara. «De esta forma en 2021 podemos recuperar algo de lo perdido y en 2022 aproximarnos a los niveles precovid», señala.

El presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Juan Carlos Arricivita, se muestra preocupado por la situación y considera que en términos de empleo lo peor llegará en la última parte del año, cuando muchos ERTE acaben siendo despidos.

El presidente de a Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (Feht) de Las Palmas, José María Mañaricúa, tiene claro que hasta 2022 no habrá recuperación del sector turístico. Y advierte de que, cuando se haya buscado solución al virus con una vacuna, la conectividad estará «muy dañada» con aerolíneas y turoperadores en quiebra o situación muy delicada.

El secretario general de la Federación de Transportes (FET), José Ángel Hernández, indica que su sector sigue prácticamente «parado» y con pocas perspectivas de arrancar: sin turistas, ni colegios por ahora y poco consumo. «2020 es un año muerto y el resto ya se verá», dice.