La tasa de paro entre los jóvenes con mayor formación es del 23% en las islas y del 13% en el Estado. / C7

Canarias es la región que más castiga a los jóvenes formados: Uno de cada cuatro está parado

El 23% de los isleños de entre 25 y 34 años y con estudios superiores está en el desempleo. En el País Vasco no encuentra trabajo el 9%

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

Canarias es la comunidad autónoma española que impone un mayor castigo laboral a los jóvenes más formados. El 23% de los que jóvenes con estudios superiores y de entre 25 y 34 años, esto es, casi uno de cada cuatro, está en el paro, según el último informe publicado por el Ministerio de Educación y Formación Profesional y correspondiente a 2021.

Los datos del archipiélago chocan con los que registra el País Vasco, que es la región que lidera la tabla de mayores oportunidades para los jóvenes con mayor nivel de formación. En esta comunidad autónoma el porcentaje de jóvenes parados con educación superior es del 9%.

En el conjunto del Estado, es decir, la media estatal, la tasa de paro entre los jóvenes con educación superior es del 13%, diez puntos menos que en Canarias.

Si nos vamos a Europa, la tasa de paro media en los 27 entre los jóvenes con mayor nivel de formación es del 4%, seis veces menos que en las islas.

En 2022 y según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), con la recuperación de la actividad económica con el turismo y del mercado laboral canario, el porcentaje se ha reducido ligeramente pero sigue estando por encima del 20%, con más de 42.800 jóvenes en esta situación.

Los más jovenes, los que tienen menos oportunidades

Si ampliamos el espectro de edad y tenemos en cuenta a la población de entre 25 y 64 años, el porcentaje de parados con educación superior disminuye hasta el 14,5% en el caso de Canarias que está a la cola de la tabla.

En el País Vasco, que encabeza la clasificación, la tasa de paro con el mayor nivel de formación es del 5,4%. El dato viene a indicar que cuanto más joven mayores son las dificultades de incorporarse al mercado laboral, ya que en todos los niveles de educación se da la circunstancia de que el nivel de paro aumenta según se reduce la edad.

En Canarias, son las personas con la segunda etapa de educación secundaria (bachillerato o FP1, entre otros) las que registran las menores tasas de paro y mayor empleabilidad. La tasa de paro es del 21,3% en las personas de 25 a 34 años y se reduce ligeramente, hasta el 20,6%, en la población de entre 25 a 64 años con ese nivel de formación.

Las peculiaridades del tejido productivo canario, con un gran peso del sector servicios (acapara el 70%), sobre todo comercio y turismo, explican esta mayor demanda de personas con la segunda etapa de enseñanza secundaria.

Formarse para lograr un trabajo

En cualquier caso, en la islas como en el resto del Estado se confirma la idoneidad de formarse para tener más oportunidades de empleo.

Y es que, según los datos de este informe, la tasa de paro entre las personas que solo tienen la primera etapa de la educación secundaria o inferior (hasta los 16 años), es en Canarias de un 40,3% entre las personas de entre 25 y 34 años.

En el caso del espectro de edad más amplio, de 25 a 64 años, el porcentaje es del 29,3%. En cualquier caso, supone doblar las tasas de desempleo de las personas con mayor nivel de formación.

Por género, las tasas de paro son en Canarias hasta cinco puntos superiores en el caso de los hombres que en las mujeres.