Imagen de un trabajador en una terraza.

Canarias, con la mayor subida anual del coste laboral por trabajador y mes

El archipiélago es el segundo más bajo del país, con unos 400 euros menos que la media nacional

EFE Las Palmas de Gran Canaria

El coste laboral por trabajador y mes se situó en Canarias al cierre del primer trimestre de este año en 2.322,55 euros, el segundo más bajo del país, con unos 400 euros menos que la media nacional, si bien fue el que más creció en tasa anual, un 14,5 %, según datos del INE.

En el citado periodo, el coste laboral por hora efectiva fue de 17,65 euros en Canarias, lo que supuso un incremento interanual del 1,8 %.

La misma tendencia alcista registró el coste salarial en las Islas hasta marzo, ya que por trabajador y mes se ha situado en los 1.690,91 euros, un 15,2 % más, y por hora efectiva en los 12,85 euros, esto es, un 2,5 % más que en el mismo periodo del año anterior.

En el primer trimestre de 2022, Canarias ha registrado 4.272 vacantes laborales, el 3,2 % de todas las del país, fundamentalmente porque en las plantillas a las que pertenecían esos puestos no se han necesitado más trabajadores y, en mucha menor medida, un 3 % de los casos, por el elevado coste de contratación que supone su cobertura.

A nivel nacional, el coste laboral de las empresas aumentó el 4,7 % entre enero y marzo respecto al mismo periodo de 2021 y se situó en 2.729,01 euros por trabajador y mes, acumulando cinco trimestres al alza.

Según la Encuesta Trimestral de Coste Laboral (ETCL), publicada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el incremento del coste laboral se debió al mayor número de horas trabajadas, ya que la reducción del tiempo no trabajado por ERTE compensó el aumento de horas no trabajadas por vacaciones y bajas.

El coste salarial por trabajador y mes (que incluye salario base, complementos, pagos por horas extraordinarias y atrasos en términos brutos) subió el 5,2 % hasta los 2.006,61 euros de media, superando por primera vez en un primer trimestre del año la barrera de los 2.000 euros.

Los otros costes crecieron el 3,5 %, hasta 722,40 euros por trabajador y mes, debido a que su principal componente, las cotizaciones a la Seguridad Social, aumentaron un 4,8 %, aunque destacó la caída del 3,9 % de las percepciones no salariales, entre ellas, por las indemnizaciones por despido.

En datos desestacionalizados, el coste laboral aumentó un 4,5 % interanual en el primer trimestre del año, encadenando así seis trimestres al alza.

Hostelería registra el mayor incremento salarial

Por secciones de actividad, los costes salariales registraron los mayores incrementos en la hostelería (67,8 %), las actividades artísticas (13,6 %), las inmobiliarias (12 %) y las financieras (11,5 %).

Por el contrario, los mayores descensos salariales se contabilizaron en las industrias extractivas (30,3 %9 y el suministro de electricidad y gas (10,2 %).

Así y por sectores, los servicios presentaron el mayo r crecimiento del coste laboral total (5,7 %) y sus principales componentes como consecuencia del mayor número de horas efectivamente trabajadas en este sector.

La industria, por su parte, registró el menor aumento del coste laboral (1,4 %), seguida por la construcción (2,9 %), debido en ambos casos a un menor crecimiento de los salarios y la estabilidad de los otros costes por el descenso de las indemnizaciones por despido.

Por regiones, el coste laboral registró los mayores incrementos en Canarias, Baleares y La Rioja, y los menores en Navarra, Cantabria y Murcia.

El coste laboral en Madrid y País Vasco superó en más de 400 euros la media nacional.

Durante el primer trimestre del año la jornada semanal media pactada (si se considera conjuntamente tiempo completo y tiempo parcial) fue de 34,6 horas, de las que se perdieron 4,4 horas a la semana (2,6 de ellas por vacaciones y fiestas disfrutadas).

En el primer trimestre del año hubo 133.988 vacantes de empleo en España, siendo la cifra más elevada de la serie que comienza en 2013. El 94,4 % de las empresas afirmaban no tener vacantes porque «no necesitan trabajadores adicionales».