Camareros atendiendo en una terraza de Madrid. / r. c.

Del constructor en 2008 al camarero en 2021: así cambia el mercado laboral

Tras dos crisis, se incorporan más mujeres, pero se deja atrás a los jóvenes, en una economía más dependiente del sector servicios en detrimento de la industria

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

El primer año de la recuperación tras la pandemia del coronavirus se ha saldado con el mismo número de trabajadores ocupados (unos 20,1 millones) que los que había justo antes de que estallara la burbuja de 2008 y propiciara la recesión financiera de hace más de una década. También hoy España tiene prácticamente el mismo número de parados que había hace 13 años. Pero el perfil de quienes trabajaban por entonces y quienes lo hacen ahora, aun con similares estadísticas, se ha transformado por completo. La economía ya no es la misma ni por los colectivos que se han ido incorporando al mercado laboral -como las mujeres-, ni los que han ido saliendo -los jóvenes-, ni mucho menos por las actividades en las que esos 20 millones de cotizantes se encuentran trabajando.

Igualdad

Incorporación de mujeres

Si hay una estadística que a finales de 2021 difiere de la registrada durante 2008, según los datos de la EPA del INE, esa es la de la progresiva incorporación de las mujeres al mercado laboral. Así lo indica la tasa de actividad femenina, que se sitúa actualmente en el 45,8%, frente al 44,2% de hace 13 años. El incremento no es exponencial, pero sí revela cómo este colectivo ha ido accediendo al mercado de trabajo, a pesar de ser mucho más perjudicadas tanto en esta crisis como en la anterior financiera por los envites de la recesión laboral. De hecho, la última EPA refleja cómo el incremento de la ocupación en el último año ha sido mayor entre las mujeres, con 479.600 ocupadas más, frente a 361.100 hombres. La tasa de ocupación masculina se encuentra en el 56,1% frente a la del 63% que registraban en 2008.

Jóvenes

En el vagón de cola

El otro gran cambio que ha sufrido el mercado laboral español ha sido el de la progresiva salida de los jóvenes de sus puestos de trabajo. Entre los menores de 24 años, la tasa de empleo ha caído en todos los tramos (desde los 16 años a los 18, y de ahí a los 24) hasta situarse en el entorno del 25%. Sin embargo, la realidad de los nini, jóvenes que ni trabajan ni estudian, ha cambiado en los últimos años. A cierre de 2021 había 912.500 nini, frente a los más de 1,6 millones que llegaron a registrarse en 2013, el peor momento de la anterior recesión.

Sectores

Un país com más camareros

La configuración de los sectores económicos sobre los que se sustenta la economía española también ha cambiado radicalmente como consecuencia de las dos últimas crisis económicas. El de Servicios sigue imponiéndose y ampliando su relevancia en términos de ocupación. Supera ya el 75% de todo el empleo en España, sin contar con la construcción, frente al 66% de 2008. Las actividades ligadas al turismo, la hostelería o el ocio han ido ganando terreno. Y si lo han hecho ha sido en detrimento de la industria, que sigue sin mejorar su peso en el conjunto del mercado laboral: representa un 13,8% del total, frente al 16,4% de hace más de 13 años. Los objetivos de los últimos gobiernos siempre se marcaban llegar al 20% en términos de PIB, una cota que aún queda muy lejos. También se ha desplomado el peso de la construcción, al pasar del 13% anterior al 6% actual, como consecuencia de la anterior crisis inmobiliaria.

Jornadas

Más trabajos parciales

Otra de las diferencias que marcan el perfil del empleado medio español de 2021 frente al de 2008 es el tipo de jornada que hacen los trabajadores: la parcial va extendiéndose poco a poco, sobre todo después de la anterior crisis y la reforma laboral que habilitó esta solución para evitar el despido fulminante. El peso de los trabajadores con jornada parcial se encuentra en el 14% actual frente al 11,8% de 2008. Por el contrario, el peso de la jornada completa es ahora del 86% frente al 88,2% de hace 13 años.

Sueldos

La inflación se come las subidas

Lo que cobra hoy un empleado en España es un sueldo más elevado que en 2008, por la propia evolución de la economía. Pero la inflación ha causado estragos en el poder adquisitivo de los trabajadores. El sueldo medio se encuentra en 20.500 euros, según los últimos datos de la Agencia Tributaria. Trece años antes se encontraba rozando los 19.000 euros, lo que supone un incremento exiguo de apenas 1.000 euros entre dos grandes crisis económicas.