Calviño retoma el pacto de rentas para contener la desbocada inflación

El Gobierno se reunirá este miércoles con los agentes sociales para intentar desbloquear las negociaciones

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

El Gobierno recupera el pacto de rentas como fórmula para intentar atajar una inflación desbocada que cerró el mes de junio en el 10,2%. La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, ha confirmado que el Ejecutivo se reunirá este miércoles con los agentes sociales para intentar desbloquear unas negociaciones que llevan meses paradas, ante las alejadísimas posturas que empresas y sindicatos mantienen sobre las cláusulas de revisión salarial, en este contexto inflacionista casi histórico.

«La importancia de este pacto de rentas es proporcionar un marco más estable y de confianza a la ciudadanía en el entorno de incertidumbre actual. Vamos a transmitir a los agentes sociales nuestro apoyo y contribución para favorecer ese acuerdo entre los agentes sociales», indicó Calviño tras la reunión con el Consejo Asesor de Economía.

El Gobierno se ha visto obligado a volver a entrar en el proceso para conseguir sacar adelante la que era su gran esperanza para repartir el coste de la guerra, y de la inflación generada, entre empresas y trabajadores. «Tenemos todos un interés compartido en que el reparto sea justo y debe haber un principio de moderación que afecte a todas las rentas de nuestra economía», insistió Calviño.

Pero las diferencias entre los representantes de uno y otro lado eran, al menos hasta ahora, bastante insalvables. Los sindicatos exigen mantener las cláusulas de revisión salarial para garantizar el poder adquisitivo. Pero los empresarios se niegan al considerar que se generarían efectos de segunda ronda al ligar la revalorización con el IPC. Un análisis que comparten también desde el propio Banco de España.

El gobernador del organismo, Pablo Hernández de Cos, reconoció hace unas semanas que ya existe un «pacto de rentas implícito» ante la falta de actualización de los salarios en torno a la inflación. Pero aseguró que ese pacto de facto en el qeu los salarios reales están cayendo y los márgenes empresariales mantienen una e volución moderada, se debería formalizar en un acuerdo con subidas de los sueldos por debajo de la inflación real, «moderando también los márgenes en las empresas».

El objetivo es evitar la temida espiral inflacionista que, de seguir así, desbarataría las previsiones de recuperación de incluso los más optimistas. Calviño reconoce que el imparable alza de los precios se ha convertido en «una de las grandes preocupaciones de los españoles». Y este problema ha sido tratado con especial relevancia en el encuentro mantenido este lunes con el comité de expertos, el octavo de este tipo, en el que también se trató la mejora del mercado laboral, la normalización de la política monetaria y el desarrollo del Plan de Recuperación.

Calviño asegura que, pese a la incertidumbre, no se ha planteado que la economía española pueda registrar algún trimestre negativo de aquí a final de año. Y puso en valor las medidas ya adoptadas para frenar la inflación con el plan anticrisis. Aunque descartó hacer nuevas previsiones sobre si ya se ha alcanzado el pico de precios, insistió en que «las medidas puestas en marcha desde el año pasado están reduciendo la inflación en unos 3,5 puntos».

Pese a ello, reconoció de nuevo que «las noticias respecto a la evolución de los precios de la energía no son positivas», indicando que los cortes de gas y petróleo derivados de las sanciones a Rusia por su invasión a Ucrania está provocando ya la revisión a la baja en las previsiones de crecimiento en toda la zona euro. «Tenemos que prepararnos y trabajar con un escenario de inflación más persistente y más elevada, en el que los próximos trimestres van a ser complejos», advirtió de nuevo ante los medios.