La vicepresidenta económica, Nadia Calviño. / moncloa

Calviño reconoce un escenario de inflación global «más alta durante más tiempo»

La vicepresidenta económica defiende las medidas para amortiguar el alza del precio de la energía y confía en que la determinación del BCE frene la «especulación» con las primas de riesgo

Clara Alba
CLARA ALBA

La evolución alcista de los precios energéticos, y su impacto en la inflación, se ha convertido en el principal quebradero de cabeza de los bancos centrales y de los Gobiernos. También del español, como este lunes ha querido reflejar la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, al asegurar que «las noticias más recientes de los mercados de la energía no son positivas».

Durante una breve intervención en la primera jornada de los Cursos de Verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), la ministra de Economía recordó que los Gobiernos trabajan ya con un escenario de inflación «más alta durante más tiempo» a nivel internacional. «El corte del gas y del petróleo ruso están intensificando el alza de los precios», explicó.

No obstante, defendió las medidas aprobadas por el Ejecutivo para frenar ese impacto, indicando que esas medidas, entre las que destaca el mecanismo del tope al gas, «ya están bajando la inflación entre 2 y 3 puntos», alineando el dato español con la media de la zona euro en mayo.

Calviño también valoró de forma muy positiva el papel que el Banco Central Europeo (BCE) está teniendo para calmar al mercado, que en las últimas jornadas ha vivido fuertes sesiones de tensión, con la rentabilidad de los bonos de los países periféricos sufriendo una fuerte volatilidad que ha despertado los temores a una nueva crisis de deuda soberana.

«Es muy positivo que el BCE haya actuado de forma tan decidida para frenar la especulación. Su mensaje ha sido muy claro respecto a la determinación de abordar la progresiva y necesaria normalización de los tipos de interés», indicó en su discurso.

Frente al temor a que la retirada de estímulos encarezca de forma abrupta el coste de las emisiones de deuda, Calviño defendió de nuevo la estrategia prudente del Tesori en los últimos años de tipos negativos. «Hemos aprovechado esta época para reducir el tipo medio de la deuda viva en circulación por debajo del 6,5%. Además, ya se ha completado el 60% del programa de financiación previsto para este año y solo un 15% de la cartera debe refinanciarse», explicó. Es decir, solo ese 15% estaría expuesto al alza de los tipos de interés.

En este contexto de incertidumbre, la ministra defendió que la economía española está mejor preparada que en anteriores crisis para afrontar los retos que se avecinan, recordando que las previsiones de las principales instituciones, nacionales e internacionales, apuntan a que la economía del país crecerá entre un 4% y un 4,8% este año.

Un mensaje con el que coincidió el presidente del BBVA, Carlos Torres, que, pese a la oleada de rebajas de previsiones para este año, recordó que «recuperaremos los niveles de actividad anteriores a la pandemia en 2023» gracias, sobre todo, al empuje esperado de los fondos europeos.

«El BCE ha dejado muy claro que ahora mismo tiene que dar respuesta a las presiones inflacionistas y cuál va a ser el camino para ello. Y también su compromiso con que haya una correcta transmisión de la política monetaria en todos los países de la eurozona», aseguró el directivo durante su intervención.

En este punto, indicó que «la economía española está bien posicionada, teniendo en cuenta su mejor situación de endeudamiento, sobre todo en el sector privado, y la falta de desequilibrios de épocas pasadas, sobre todo en el inmobiliairo».