Pedro Sánchez en la clausura del Spain Investors Day, este jueves. / EFE/Vídeo: E. P.

Sánchez pide a los inversores que confíen en la recuperación de España

El presidente del Gobierno les expone la reforma laboral como ejemplo de «seguridad jurídica y estabilidad» para que apuesten por el país

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha vendido este jueves la «seguridad jurídica» que aportan las reformas económicas que está llevando a cabo el Ejecutivo ante buena parte de los grandes inversores internacionales reunidos durante dos días en el foro Spain Investors Day. Se ha referido así a los cambios legales «predictibles y equilibrados» que se han aprobado, dos de los términos habitualmente demandados por las grandes compañías antes de poner sus intereses en un territorio como España.

Entre todas esas reformas, la laboral es la que más preocupa y ocupa ahora al Gobierno. «Las políticas de Estado exigen acuerdos de país», ha indicado Sánchez ante el auditorio de ejecutivos del Ibex-35, directivos empresariales y gestores de firmas de inversión. «Se ha hecho sin imposición a los sectores afectados», ha afirmado para poner la nueva legislación laboral en bandeja como símbolo de garantía para movilizar las inversiones del sector privado. Pedro Sánchez insistió en la idea de que el Congreso avale la reforma que ha salido tras varios meses de negociaciones con sindicatos y empresarios. «Espero que los actores políticos tengan el mismo sentido de Estado que los agentes sociales», apunta.

Todo ello junto a la «estabilidad institucional» -otra idea en la mente de los mercados para cualquier país- que Pedro Sánchez destacó para atraer a los inversores. «España es y seguirá siendo un lugar atractivo de la inversión internacional», indicó en la clausura de un evento anual que cada enero por estas fechas congrega a más participantes. «Nos encaminamos a tiempos complejos pero con crecimientos robustos», indicó al anticipar un posible alza del PIB del 5% (inferior en un punto a la estimación del Ejecutivo hasta ahora aunque superior a las últimos cálculos de los organismos internacionales) para 2021 y superior a esa cota para este ejercicio. «Nunca como hoy ha merecido la pena invertir en España», insistió.

Unas horas antes, en ese mismo escenario, la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, aprovechaba su participación en el foro para lanzar un mensaje de optimismo y pedir a esos agentes económicos que «confíen» en España y la recuperación que llegará a lo largo de 2022. «Seremos uno de los países líderes en la transformación digital y en la reducción de las desigualdades», ha destacado Calviño como armas para que las grandes firmas apuesten por la economía nacional.

Sin cambios en el Congreso

Calviño insistió que espera cumplir con los objetivos de crecimiento marcados para este año a pesar de los vaivenes e «incertidumbres» que se ciernen en el contexto actual. «Los fondos europeos y el plan de recuperación nos permitirá salir de la crisis de una forma diferente», indicó, quien insistió en que España «logrará sus objetivos» y de ejecución presupuestaria gracias a la evolución que está mostrando el mercado laboral.

Como poco después hiciera el presidente, la ministra de Economía también se valió de la reforma laboral aprobada por el Gobierno a finales de 2021, tras ser pactada con patronal y sindicatos, para hacer un llamamiento a los inversores internacionales como un símbolo de «seguridad jurídica» ante los grandes fondos mundiales, asi como para las empresas y los trabajadores, «al proporciona un buen marco para la creación de empleo en la en esta nueva fase expansiva».

El Ejecutivo espera que el decreto-ley sea aprobado por el Congreso «en los primeros días de febrero», según ha anticipado Calviño. La vicepresidenta aspira a que no se incorpore «ningún cambio», porque, a su parecer, «todas las palabras y comas han sido el resultado de negociaciones muy intensas y duraderas, y la ley representa un delicado equilibrio que debe ser mantenido y preservado en el proceso legislativo».

La vicepresidenta ha destacado que el texto legal es el resultado de una larga e intensa negociación con los interlocutores sociales que condujo a un acuerdo tripartito equilibrado justo antes de Navidad entre el Gobierno, los sindicatos de trabajadores y las asociaciones empresariales. Además, ha remarcado que la reforma responde a las recomendaciones que las instituciones internacionales vienen haciendo a España desde hace años.

Al mismo tiempo, Calviño ha reconocido que el principal problema que afronta la economía española es el del alza de precios que viene arrastrando desde finales del año pasado. La inflación «es uno de los elementos de inestabilidad para 2022», llegó a admitir la vicepresidenta. El alza de precios eléctricos será clave.