Borrar
La presidenta del BCE, Christine Lagarde. EFE
El BCE sube los tipos hasta el 4,5%, el precio del dinero más alto desde 2001

El BCE sube los tipos hasta el 4,5%, el precio del dinero más alto desde 2001

La institución lanza un fuerte mensaje contra la inflación mientras la economía europea da señales de desgaste y se ralentiza

Olatz Hernández

Jueves, 14 de septiembre 2023, 13:18

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Los signos de ralentización de la economía europea no han detenido al Banco Central Europeo (BCE) que ha anunciado una nueva subida de tipos este jueves, la décima consecutiva, que eleva el precio del dinero al 4,5%.

El Consejo Gobernador de la institución da así un mensaje contundente contra la inflación, que quiere contener por debajo del 2% a medio plazo. Con los precios de la Eurozona marcando el 5,3% en agosto y la inflación subyacente siendo «más persistente de lo esperado», la institución liderada por la francesa Christine Lagarde ha optado por incrementar los tipos nuevamente un cuarto de punto. La entidad avisa de que los tipos «han llegado a niveles que, si se mantienen por suficiente tiempo, contribuirán sustancialmente a devolver a la inflación al objetivo marcado por el BCE», pero sin llegar a cerrar la puerta a la posibilidad de nuevas subidas. «Seguiremos decidiendo en función de los datos», ha zanjado Lagarde.

Los tipos, avisa la institución, se mantendrán en niveles «lo suficientemente restrictivos el tiempo que sea necesario». Y las futuras decisiones del BCE vendrán determinadas por las previsiones de la inflación, de la tasa subyacente, de las estimaciones sobre la actividad económica y de la transmisión de la política monetaria. «La inflación se ha reducido a la mitad de lo que marcaba en octubre de 2022. Nuestras decisiones han tenido resultados. Es suficiente: no porque los precios siguen en niveles excesivamente elevados, por lo que queremos reforzar ese proceso de reducción», ha apuntado la presidenta del BCE.

Antes de adoptar su decisión, la sede del BCE en Francfort ha sido un hervidero de actividad. «Nos hemos reunido todo el día de ayer y también hoy y hemos llegado a esta conclusión», ha explicado Lagarde, quien ha reconocido que ha habido diferentes opiniones entre los gobernadores de los bancos de la Eurozona. «Algunos habrían preferido hacer una pausa y reservar futuras decisiones para cuando haya más certidumbre», ha destacado. Pese a todo, apunta que ha habido «una mayoría sólida» que ha optado por elevar nuevamente los tipos de interés.

En septiembre, los efectos de los incrementos de los tipos de interés han quedado patentes en la economía europea. Esta misma semana, la Comisión Europea ha rebajado en tres décimas sus previsiones económicas por la caída del consumo doméstico y calcula que la Eurozona cerrará 2023 con un avance del 0,8%. El impacto ha afectado especialmente a Alemania, que terminará el año con una caída del 0,4% de su Producto Interior Bruto (PIB).

El BCE también ha reducido «significativamente» sus previsiones económicas: apunta que las economías del euro avanzarán un 0,7% este año -dos décimas menos de lo que se calculaba en junio-; un 1% en 2024 (medio punto menos); y un 1,5% en 2025 (con un recorte del 0,1%). En cuanto a la inflación, se prevé que los precios permanezcan más altos de lo esperado en 2023, con una tasa del 5,6%, antes de reducirse al 3,2% el año que viene y al 2,1% en 2025.

Bruselas ya advirtió la semana pasada que la inflación se contendrá antes en las grandes economías europeas, mientras que en los países del este y de Europa central será más persistente. España se mantuvo como uno de los países del euro con una inflación más baja en agosto -2,4%, según los datos de la Oficina Europea de Estadística (Eurostat)-. Antes de conocerse la decisión del BCE, la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha asegurado que confiaba en que la institución europea acertara con su decisión, ya que vistos los datos españoles, «uno diría que no hace falta tomar más medidas para combatir la inflación». «Esa es la dificultad de que acierte el BCE: que tiene que tomar una decisión que sea buena tanto para España como para otros países donde la inflación es aún elevada», ha destacado.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios