Una oficina del Banco Sabadell. / Reuters

Sabadell anuncia un ERE que incluirá prejubilaciones, bajas voluntarias y recolocaciones

En el primer trimestre de este año ya salieron de la entidad más de 1.800 empleados

Amparo Estrada
AMPARO ESTRADA Madrid

Banco Sabadell ha comunicado esta mañana a los sindicatos su intención de realizar un nuevo ajuste de plantilla mediante bajas voluntarias y prejubilaciones fundamentalmente.; y si hubiera que incluir despidos forzosos en el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) habrá un plan social «para lograr el 100% de recolocación», según fuentes cercanas a la negociación.

Este ERE se produce después de que en el primer trimestre de este año 2021 hayan salido más de 1.800 empleados, en un proceso de ajuste que se empezó a negociar en el verano del año pasado. Por tanto, cabe prever que el ERE que ahora se negocie se materializará en 2022.

La dirección de Sabadell ha convocado a los representantes sindicales a una nueva reunión el próximo jueves para entrar en el detalle del calendario y el número de trabajadores que pretende reducir. Se trata de una reestructuración contemplada por la entidad como una de las medidas para reducir costes. En la presentación de su plan estratégico 2021-2023, el consejero delegado de Sabadell, César González-Bueno, destacó la necesidad de buscar la rentabilidad del banco por todas las vías, incluida la reestructuración de personal, con el objetivo de reducir 100 millones en costes.

El anuncio del ajuste no ha sido bien recibido por los sindicatos. Desde CC OO aseguran que «no hay razones» para llevarlo a cabo, argumentando que ya se hizo el ERE de 1.800 empleados en el primer trimestre y que en lo que va de año se han realizado más de 200 nuevas contrataciones, lo que califican de señal de que es necesaria más plantilla. También consideran que no hay causas económicas (Banco Sabadell cerró el primer semestre de 2021 con un beneficio neto atribuido de 220 millones de euros, un 51,5% de incremento interanual), ni razones técnicas o productivas («las entidades financieras tienen que ser las canalizadoras de los fondos NextGen de la UE lo que incrementarán aún más los volúmenes del negocio y las cargas de trabajo»).

En cuanto a las causas organizativas, desde el sindicato aseguran que los clientes «ni están tan digitalizados como se pretende dar a entender, ni quieren estarlo. Las cargas de trabajo y afluencia de clientela a las oficinas no sólo no han bajado, sino que se han incrementado en muchos casos de manera peligrosamente alarmante».

En todo caso, CCOO anuncia en un comunicado que no va a admitir ningún planteamiento de ERE traumático y subraya que si es necesario dar salida a personas de la plantilla debería hacerse mediante prejubilaciones y jubilaciones (actualmente habría 2.000 personas mayores de 55 años) en línea con lo firmado en el anterior ERE.