Fachada del Banco de España. / efe

El Banco de España pide transparencia a las entidades ante la subida de comisiones

La subgobernadora Margarita Delgado augura que el cobro por servicios hasta ahora gratuitos irá a más en los próximos años

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

El Banco de España avala las recientes subidas de comisiones llevadas a cabo por las entidades, pero con matices. Frente a la evidencia de que el sector debe buscar nuevas fórmulas para mejorar sus ingresos en un entorno de tipos de interés todavía en mínimos, la subgobernadora Margarita Delgado ha hecho un llamamiento a la transparencia en este cambio de relaciones entre bancos y clientes que está llamado a ser permanente.

«Todo indica que el cobro por servicios que antes eran gratuitos es una práctica que se extenderá como resultado de la búsqueda de nuevas fuentes de ingresos», ha expresado la subgobernadora durante el XVIII Encuentro del Sector Financiero organizado por ABC y Deloitte.

Es cierto que los bancos llevan años buscando en sus ingresos por comisiones una fórmula para compensar el desplome de la rentabilidad, que también ha provocado una ola de ajustes de costes sin precedentes con el despliegue de ERE y cierres de oficinas por todos los territorios en los que las entidades están presentes. Y el propio Banco de España constata que «los ingresos por comisiones bancarias tienen cada vez más peso en las cuentas de resultados».

En este punto, Delgado se posiciona a favor de la banca, recordando a los clientes bancarios que aunque «a nadie le gusta que le cobren comisiones, hay que reconocer que al recibir un servicio financiero las entidades incurren en unos costes». Pero ante este escenario, sí ha pedido a las entidades que la transparencia guíe las nuevas relaciones entre bancos y clientes.

«El cobro de comisiones financieras está sometido a una normativa de conducta sujeta a supervisión y va ligada a la efectiva prestación del servicio. Por eso, es necesario hacer un esfuerzo de transparencia y cumplimiento estricto de la normativa», ha insistido durante su intervención.

De hecho, considera que este será un ejercicio clave para la vinculación del cliente, que se ha convertido en uno de los grandes objetivos del sector para hacerlos rentables.

Las palabras de la gobernadora cocindicen con una ola de subidas en las comisiones bancarias con el más reciente caso de CaixaBank que, tras su fusión con Bankia, ha comenzado a comunicar a los antiguos clientes de Bankia una subida de casi el 43% en las comisiones a los clientes sin vinculación (de 240 euros), aunque facilita los requisitos para no tener que hacerlas frente. De hecho la entidad calcula que tres de cada cuatro clientes no tendrán que pagarlas.

Comisiones, en el foco de la CNMV

La comisiones bancarias, que en el último año ha sido común en todo el sector, se ha convertido precisamente en una de las causas que genera un mayor número de reclamaciones registradas tanto en el Banco de España como en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). No tanto por las comisiones de mantenimiento de las cuentas, sino por las que se aplican a determinados productos financieros.

Según la última memoria anual que aglutina los datos sobre las quejas recibidas, la CNMV recibió el pasado año 1.242 reclamaciones en total, de las que los bancos copan el 80%. Según el documento publicado este mismo jueves, el organismo supervisor decidió tramitar 739. Y hasta en 311, es decir, algo más del 42%, obligó al banco a rectificar al considerar que su actuación había sido incorrecta.

Según los datos del informe, en el 70% de los casos el banco aceptó el error cometido y rectificó su actuación. Pero otro 30% declinó enmendar la situación. En 2019, el porcentaje de las rectificaciones por parte de las entidades era muy superior, del entorno del 80%.

Por tipo de reclamaciones, destacan las relativas a la información facilitada sobre los productos financieros después de su contratación (un 22,2% del total). Las comisiones cobradas copan un 20,1%, mientras que los errores en las órdenes de compraventa de los productos suponen el 19% de las quejas.