El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá. / ARCHIVO

Nuevas cuotas para los autónomos entre los 204 y los 1.123 euros

El Gobierno enmienda su anterior propuesta sobre el sistema de cotización en función de los ingresos reales y rebaja la cotización de los que menos ganan, mientras eleva la de las rentas más altas

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

El Gobierno sigue intentando atraer el acuerdo al mayor número de asociaciones del colectivo y lo ha vuelto a hacer: ha presentado una nueva propuesta sobre el nuevo sistema de cotización de los autónomos -y ya van al menos tres en menos de un mes- que es prácticamente una enmienda a la que hizo tan solo una semana atrás. Así, si el lunes pasado elevó la cuota a los trabajadores por cuenta propia que menos ganan, este lunes se la ha rebajado ligeramente, al mismo tiempo que ha restaurado uno de los dos tramos de la parte superior de ingresos que había eliminado.

Con la nueva ficha que ha movido el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, las nuevas cuotas para los autónomos oscilarán entre los 204 y los 1.123 euros en función de 12 tramos, frente a la anterior horquilla que se situaba entre los 214 y los 991 euros, según confirmaron a este periódico fuentes cercanas a la negociación.

Concretamente, los emprendedores que tengan unos rendimientos netos inferiores a los 700 euros al mes (más de 1,3 millones) pagarán una cuota de 204 euros y tendrán, por tanto, un ahorro de 1.080 euros al año. Aquellos que ingresen entre los 700 y los 900 euros al mes tendrán que abonar 244 euros de Seguridad Social, 50 euros menos que ahora (600 euros menos cada año). En el tercer tramo se situarán quienes ganen entre 900 y 1.125 euros al mes y también (esta es otra novedad introducida hoy) se integrarán aquí los societarios, los familiares colaboradores y los religiosos, aunque tengan unos ingresos inferiores a los 700 euros. Es decir, para ellos la cuota mínima será de 264 euros al mes, incluso si tienen rendimiento cero o negativo. Aún así, supone una rebaja de 360 euros al año, puesto que ahora la cuota mínima se sitúa en los 294 euros.

La siguiente franja es para aquellos autónomos cuyos rendimientos estén entre los 1.125 y los 1.300 euros mensuales, que tendrán una cotización de 290 euros, frente a los 316 de la semana pasada. Así, incluso los que ganen más que el salario mínimo pagarán 4 euros menos que ahora, un ahorro de 48 euros al año.

Asimismo, el tramo quinto también tiene una rebaja en la cuota de 10 euros respecto a la última propuesta: quienes ingresen entre 1.300 y 1.500 euros mensuales abonarán 382 euros. Las siguientes franjas se mantienen como hasta ahora, pero Escrivá –tras las críticas vertidas por los sindicatos y algunas asociaciones– reinstaura un tramo más (el 12) para las rentas más altas: aquellos que superen los 3.620 euros pagarán 1.123 euros al mes. Incluso es previsible que establezca de nuevo el tramo 13 y eleve la cuota máxima a los 1.266 euros, según algunas fuentes.

Cincos ceses de actividad distintos

Además, Seguridad Social propone elevar del 5% al 7% la reducción de los rendimientos netos por gastos corrientes para los autónomos personas físicas, mientras que reduce del 5% al 3% esta rebaja para los societarios.

La acogida fue desigual: ATA, CEOE y Cepyme rechazaron tajantemente esta propuesta, mientras que el resto de asociaciones la valoró positivamente.

«Es un retroceso en las negociaciones, cada paso que damos hay un nuevo tropiezo y, desgraciadamente, no avanzamos», se lamentó Lorenzo Amor, presidente de ATA, quien acusó al Gobierno de estar «empeñado en llevar al suicidio de cotización a muchos autónomos».

Por el contrario, el presidente de UPTA, Eduardo Abad, considera que el planteamiento de Escrivá está «muy bien encaminado», ya que beneficiará a 1,4 millones de autónomos que se encuentran en los tres tramos más bajos. «Estamos en el buen camino, más cerca de alcanzar un acuerdo», celebró Abad.

Por otra parte, el ministerio planteó un nuevo esquema de acción protectora para este colectivo, con un nuevo diseño en las prestaciones por cese de actividad: habrá cinco fórmulas distintas más dirigidas a cubrir las diferentes casuísticas a las que se pueden enfrentar los autónomos (situaciones cíclicas, crisis estructural o ceses por motivos económicos). Además, la prestación pasará a ser en la mayoría de los casos del 50% de la base de cotización.

La próxima reunión será el lunes que viene.