El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá. / ARCHIVO

El Gobierno, muy cerca de un acuerdo con los autónomos tras rebajar las cuotas

Escrivá presenta una nueva propuesta para los próximos tres años con cotizaciones mínimas entre los 230 y los 590 euros para quienes ganen más de 6.000 euros y accede a una tarifa plana sin límites

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

El Gobierno está ya «muy cerca» de llegar a un «principio de acuerdo» con los autónomos para poner en marcha el nuevo sistema de cotización en función de sus ingresos reales. Así lo avanzó este lunes el presidente de ATA, Lorenzo Amor, la organización que hasta ahora se mostraba más crítica para apoyar el texto, y lo confirman fuentes del departamento de Seguridad Social, que prevén que se pueda anunciar en las «próximas horas». Es más, el Consejo de Ministros aprobó ya este lunes el Real Decreto para implementar el nuevo esquema para así dar por cumplido con el hito acordado con Bruselas en plazo (primer semestre de 2022), aunque solo explica que entrará en vigor en 2023 y establece que se podrá modificar hasta seis veces las cotizaciones para adaptarlas rápidamente a sus rendimientos, mientras que deja abiertas las cuotas, a la espera de alcanzar el pacto

El camino hasta este previsible cercano consenso no ha sido nada fácil y para ello el ministro José Luis Escrivá ha tenido que hacer una importante serie de concesiones que en esta ocasión ya parece que sí contentan a la mayoría, también a la patronal, aunque antes de dar su sí definitivo quiere concretar el calendario de aplicación, con el objetivo de que el aumento de cuota sea progresivo.

En la última propuesta que el Ejecutivo ha puesto encima de la mesa en la reunión mantenida ayer se establecen las cotizaciones de los más de 3,3 millones de autónomos para los próximos tres años –en lugar de para nueve, como pretendía en un principio–, basados en los rendimientos netos de su actividad –y no de otras actividades fuera de esta–, con cuotas que oscilarán entre los 230 y los 590 euros –frente a los 1.125 euros de máxima que planteó en el inicio– y da marcha atrás y mantendrá la tarifa plana para cualquier nuevo emprendedor, sin limitarlo a los que ingresen menos que el Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Además, se compromete a avanzar en el destope de la base máxima de cotización para los mayores de 47 años, otra exigencia de la CEOE.

«Estamos en estos momentos muy cercanos a que pueda haber un acuerdo, mucho más cerca que la semana pasada, pero está cogido con alfileres», reconoció Amor, que retrasó el apoyo definitivo hasta que no vean «los horizontes de los tramos 2023, 2024 y 2025» y el texto definitivo. Desde el Ministerio de Seguridad Social resaltaron que se habían realizado en la reunión «significativos avances».

Tal y como había adelantado en exclusiva este periódico, la última propuesta del Gobierno eleva a 15 los tramos de cotización en función de los rendimientos netos de la actividad que desarrolle el autónomo, al incorporar un último tramo para aquellos que ganan más de 6.000 euros al mes, que fue una petición que hizo ATA para rebajar la cuota a los que están por debajo de esa cantidad. De igual manera, Escrivá accedió también a la reivindicación de los sindicatos, UPTA y UATAE de recortar aún más la cotización de los que menos ingresan, por lo que prácticamente todos ganan con el nuevo planteamiento, salvo los que tienen ingresos muy altos.

Mejora para 2,2 millones de autónomos

Concretamente, la cuota más baja se sitúa ahora en los 230 euros al mes para quienes obtienen menos de 670 euros, 15 euros menos que la anterior y muy por debajo de los actuales 294. Esto implicará que más de 1,3 millones de autónomos tendrán una rebaja de 767 euros al año cuando entre en vigor, según destacó Eduardo Abad, presidente de UPTA, que indicó que la nueva propuesta «cumple las expectativas».

En realidad, todos los que tengan unos rendimientos por debajo de los 1.300 euros al mes (unos 2,2 millones) mejoran su cotización, mientras que la mantienen los que estén entre 1.300 y 1.700 euros. A partir de esos ingresos se irá incrementando progresivamente las cotizaciones, aunque todos pagarán un poco menos que en la anterior propuesta, salvo quienes estén por encima de 6.000 euros, que tendrán que abonar 2.546 euros más al año que la cuota mínima que estos trabajadores pueden elegir en la actualidad.