El ministro José Luis Escrivá. ARCHIVO

Escrivá, abierto a hacer «ajustes» en el nuevo sistema de cotización de los autónomos

ATA denuncia que a la mitad del colectivo le subirá la cuota un 20%, mientras que a la otra mitad solo se le rebaja un 5%

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

El Gobierno está abierto a modificar el nuevo sistema de cotización de los autónomos que propuso la semana pasada en la mesa del diálogo social. El esquema, que se base en función de los ingresos reales de cada trabajador por cuenta propia, no entra dentro del debate, pues está fuera de toda duda, ya es lo que ha recomendado el Pacto de Toledo y lo que se acordó el pasado mes de julio en la reforma de las pensiones, pero sí puede sufrir modificaciones en lo que se refiere al número de tramos que tenga y en las cuantía de las cuotas que deba pagar este colectivo.

Así lo dejó caer este lunes el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, en rueda de prensa, al responder sobre si estaría dispuesto a rebajar la cuota mínima, que el Gobierno sitúa en 2023 en 281,52 euros y se reducirá a 183,6 euros en 2031. «Veremos qué propuestas hay encima de la mesa por parte de las distintos representantes de los autónomos. Nosotros estamos dispuestos a hacer ajustes», reconoció.

Los responsables del Ministerio de Seguridad Social han mantenido este lunes una nueva reunión con las patronales de los autónomos y los sindicatos, aunque no se consiguió ningún avance –más allá de la aportación de propuestas por parte de los agentes sociales–después de que el Ejecutivo pusiera sobre la mesa su nuevo sistema por tramos. El próximo lunes volverán a reunirse.

Sin embargo, Escrivá se mostró muy orgulloso de la propuesta que ha sido fuertemente criticada por ATA, la asociación mayoritaria del colectivo. «Hemos puesto encima de la mesa una propuesta bastante equilibrada, que es beneficiosa e impecable», dijo casi con enfado cuando se le preguntaban por la denuncia de que supondrá un «hachazo» para los autónomos.

Es más, el ministro negó que el nuevo sistema tenga «en ningún caso un componente recaudatorio concreto», pese a que así se lo vendió el Gobierno a Bruselas en el plan de reformas enviado hace casi un año. «Este es un ajuste que no se hace por razones recaudatorias, sino porque lo pidieron los agentes sociales, el Pacto de Toledo y se acordó en el mes de julio», sostuvo el expresidente de la AIReF, quien resaltó que el objetivo es «hacer el sistema más justo y que permita mejores pensiones para muchos de los autónomos».

De hecho, Seguridad Social insiste en que dos terceras partes de los autónomos pagarán menos o igual que ahora con el nuevo sistema, que establece 13 tramos con cuotas que oscilarán entre los 184 euros y los 1.267 euros mensuales cuando esté totalmente desplegado, en 2031, puesto que se pondrá en marcha de forma progresiva.

Sin embargo, el presidente de ATA, Lorenzo Amor, rebatió estos datos y aseguró que con esta propuesta a la mitad de los autónomos le subirá el año que viene la cotización un 20%, es decir, 700 euros al año, ya que para aquellos que ganen más de 1.125 euros al mes tendrán que abonar 351,90 euros en vez de los 293,94 euros en que se sitúa ahora la mínima. Por el contrario, la reducción para la otra mitad -según denunció Amor- será solo del 5%, al ahorrarse cerca de 150 euros al mes, ya que su cuota se reducirá hasta los 281,52 euros.

Desde ATA además señalan que en nueve años la cotización para algunos autónomos se multiplicará por cuatro, mientras que para otros solo se reducen un 30% sus pagos. «La propuesta es rechazable de pe a pa, porque lo están vendiendo como una propuesta justa y lo que tiene es un afán recaudatorio», criticó este lunes Amor en una entrevista en la radio.

Más conciliadores se mostraron las otras dos asociaciones de autónomos, UATAE y UPTA, quienes sí hicieron hincapié en que hay que rebajar más la cuota mínima para los que están por debajo del salario mínimo.

Es más, UPTA presentó este lunes al ministerio su propuesta, en la que reduce los tramos de 13 a 10 y en la que plantea una cuota fija de 135 euros para los autónomos que ingresen menos de 5.400 euros anuales. Además, establece una cotización especial para las personas trabajadoras autónomas que realizan una actividad artística o cultural. Así pues, aquellos cuyo rendimiento neto fuese inferior a 3.600 euros anuales cotizarían por una cuota fija de 90 euros y entre 3.600 y 5.400 abonarían una cuota de 135 euros.