Lorenzo Amor, presidente de ATA.

Los autónomos cargan contra el Gobierno por el recorte de las ayudas

El presidente de ATA, Lorenzo Amor, recuerda que aún hay 141.000 autónomos que cobran de forma extraordinaria por cese de actividad

C. A. Madrid

El levantamiento de las restricciones con la mejora en la evolución de la pandemia ha permitido insuflar algo de aire al colectivo de los autónomos, muchos de los cuales forman parte de los sectores más duramente golpeados por la crisis. Sin embargo, la hostelería o el comercio apenas han empezado a ver la luz al final del túnel, pese a que la temporada de verano ha llegado con una mayor felxibilidad de horarios y aforos.

Con este escenario, este colectivo comenzó la pasada semana las reuniones con el Gobierno para abordar cómo quedarán las ayudas por cese de actividad, que se han convertido en el salvavidas del sector y caducan el próximo 30 de septiembre.

La idea que maneja el Ejecutivo es ir pasando este tipo de ayudas hacia las exoneraciones a partir de octubre. Yeste mismo domingo, el presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, criticaba la propuesta calificando de «recorte» la medida y solicitando prolongar las condiciones actuales, al menos hasta finales de enero de 2022.

«Rechazamos este recorte de casi 2.400 euros en las ayudas a autónomos que aún no saben lo que es recuperación. Es absurdo dejarlos tirados a cuatro meses de la meta, tras 18 meses de pandemia», aseguraba Amor a través de su cuenta de Twitter.

El presidente de ATA explica que la propuesta del Gobierno para los 141.000 autónomos que aún cobran de forma extraordinaria por cese de actividad significaría pasar de cobrar 472 euros al mes de prestación y 287 euros de cotización cada mes durante cuatro meses (3.036 euros) a tener una ayuda total de 690 euros en exoneraciones en la suma de cuatro meses. «Infumable», sentencia Lorenzo Amor.

Por ello, reclama que se prorroguen las ayudas actuales. «Estamos a tres días de que venzan las ayudas por cese de actividad y los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y aún desconocemos una nueva propuesta del Gobierno para mantener protección a trabajadores, autónomos y empresas. Ante esta incertidumbre, se hace necesario prorrogar las ayudas existentes tal y como están ahora», concluye Amor.