España registró en el segundo trimestre una fuerte caída del empleo, y Canarias fue la comunidad más afectada. / EUROPA PRESS

El archipiélago destruyó más de 108.000 empleos por la covid

Canarias es la más castigada de España por la pandemia: uno de cada 10 empleos destruidos en el segundo trimestre se localiza en el archipiélago

José Miguel Pérez
JOSÉ MIGUEL PÉREZ Las Palmas de Gran Canaria

Ya es oficial: el mercado laboral de Canarias ha sido el más castigado por la pandemia del coronavirus. En esta comunidad autónoma se destruyeron uno de cada diez puestos de trabajo perdidos en toda España durante el segundo trimestre de 2020, un periodo marcado por la paralización de la actividad económica, pero sobre todo de la principal fuente de ingresos de las islas: el turismo.

Entre abril y junio se perdieron en el archipiélago 108.000 puestos de trabajo, lo que representó la pérdida de un 11,62% del empleo respecto al primer trimestre. Es la caída relativa más importante de las registradas en toda España, según la encuesta de población activa (EPA) dada a conocer ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Y nunca antes el territorio canario se había enfrentado a un desplome del empleo de estas dimensiones en un solo trimestre.

La cifra de 822.200 ocupados con la que se quedó Canarias es la más baja de las registradas desde el primer trimestre de 2017. La foto actual del mercado laboral canario refleja además que ahora hay 77.500 personas ocupadas menos que hace un año, lo que representa una bajada del 8,61% interanual.

Este recorte respecto a 2019 solo fue mayor la caída del empleo en Illes Balears (-11,50%), y Cantabria (-9,97%).

En paralelo, en las islas el paro aumentó un 4,92% en el segundo trimestre, hasta contabilizarse 225.900 desempleados en las islas (10.600 parados más que hasta marzo).

La cifra de parados sí ha descendido en 13.300 personas respecto al mismo periodo de 2019 (-5,57%), en la que supone la segunda caída más acentuada del territorio nacional tras la de Andalucía (47.000 menos). Una bajada interanual del paro que se explica en el importante descenso de los activos, de personas que desistieron de buscar activamente empleo durante el confinamiento: eran 1.048.100 en el segundo trimestre en las islas, es decir, 97,500 menos que en el primer trimestre de este 2020 (-8,51%); y 90.800 menos que hace un año (-7,97% interanual).

Con estas cifras, Canarias volvió a colocarse como la comunidad con la tasa de paro más alta de España, hasta subir al 21,55%, 2,8 puntos porcentuales más que en el primer trimestre. Se vuelve a alejar el archipiélago de la media estatal de tasa de paro del 15,83%.

En toda España, las estrictas medidas de confinamiento llevaron a la destrucción de 1.074.000 empleos en el segundo trimestre, la peor cifra de la serie pese al paraguas de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), bajo el que estuvieron unos 3,4 millones de trabajadores. Una caída del empleo que dejó el total de ocupados en 18,6 millones, la menor cifra en cuatro años.

En términos porcentuales, el empleo cayó en definitiva un 5,46% en el país en u n solo trimestre, una tasa que en Canarias se duplicó hasta superarse el 11% de retroceso, lo que ilustra el tremendo impacto que ha tenido en la región el vaciamiento turístico. El número de parados ha aumentado en el último trimestre en el conjunto del país en 55.000 personas (4,25%), situándose en 3.368.000. En el último año, ha crecido en 137.300 parados.

El INE recordó ayer que no todos los que han perdido su empleo han pasado a clasificarse como parados, al no poder buscar empleo, y que una parte considerable ha ido a la inactividad.

Así, en el conjunto del país la población activa se redujo en el trimestre en un millón de personas, lo que, al igual que sucedió en el territorio canario, amortiguó el alza del paro, que podría acentuarse en los próximos trimestres. Así, junto al paro y la destrucción de empleo, otras variables ayudan a arrojar luz sobre lo ocurrido en este trimestre marcado por el confinamiento para frenar el avance de la covid.

Uno de estos datos relevantes es que se contabilizaron 4,7 millones de personas ocupadas pero que no trabajaron, una cifra en la que se incluyen los trabajadores en ERTE: fueron 3,4 millones de personas las que se declararon estar sin trabajar por paros parciales de empresas (1,6 millones) o por regulaciones de empleo (1,8 millones).

El secretario de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), José Cristóbal García, incidió ayer precisamente basándose en estas variables en que la tasa de paro en el archipiélago está «más cercana» al 40% que al 21,55% que refleja la EPA del segundo trimestre. Recordó que a los 225.900 parados en el segundo trimestre se les suman los 97.000 activos que «han caído y se han ido a inactivos, más los 140.000 que están en ERTE». La suma de estos colectivos indican que en el archipiélago hay algo menos de «470.000 parados -con un margen de jubilados-, que elevarían la tasa de paro real al 40%.

Ante estas cifras, los sindicatos UGT y CCOO reclamaron ayer medidas como mejoras en la protección de desempleo, y al igual que la patronal, insistieron en la necesidad de extender los ERTE relacionados con la pandemia más allá del 30 de septiembre en los sectores que lo necesiten.

También volvieron a reclamar cambiar la reforma laboral para evitar, entre otros aspectos, devaluaciones salariales en un otoño que va a ser «muy complicado», auguró el secretario general de CC OO, Unai Sordo. La patronal CEOE también exigió más medidas que aporten adaptabilidad, seguridad jurídica y confianza a las empresas.