Borrar
M. Salguero
Los alimentos frenan su escalada en abril hasta el 13%, tres puntos menos

Los alimentos frenan su escalada en abril hasta el 13%, tres puntos menos

El IPC repunta al 4,1% al compararse con un año antes, cuando se pusieron en marcha medidas anticrisis como la bonificación de los carburantes

Viernes, 12 de mayo 2023, 08:01

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La subida incesante del precio de los alimentos da un respiro y sube en abril 'solo' un 12,9%, lo que supone 3,6 puntos menos que el 16,5% al que llegaron en marzo pese a las medidas de rebaja del IVA de algunos productos de la cesta de la compra. Los datos publicados este viernes por el INE muestran que las familias siguen pagando un 13% más por los alimentos que hace un año, pero la escalada empieza a echar el freno.

Es el nivel más reducido desde junio de 2022 y concuerda con las previsiones del ministro de Agricultura, Luis Planas, que desde hace meses confiaba en una «moderación» de los alimentos a consecuencia de la bajada de los costes de las materias primas y fertilizantes en los mercados internacionales. Sin embargo, la sequía podría dar al traste con estas previsiones porque las cosechas se encuentran muy perjudicadas y la oferta de alimentos decrece.

Los alimentos que más subieron en el mes de abril fueron la leche (27,6%), el aceite de oliva (22,2%), los cereales (18,2%), las patatas (16,5%), la carne de cerdo (16,1%) o los huevos (15,8%). Un mes más, el producto que experimenta una subida más fuerte respecto a hace un año es el azúcar, que se dispara un 49,6%. La energía sigue en descenso (-15,6%), al igual que los carburantes (-4,3%).

Eso sí, a nivel de IPC general la tasa volvió a repuntar en abril después del espejismo estadístico del mes de marzo, cuando cayeron con fuerza al compararlos con el récord de un año antes en el inicio de la guerra. En abril el IPC cerró con un alza del 4,1%, lo que supone ocho décimas más que la tasa anterior, cuando se situó en marzo en el 3,3%.

El repunte de la inflación general era esperado ya que, aunque se han moderado los precios de algunos de los costes que más impactan en el día a día de las familias, se comparan con los de abril del año pasado, cuando se pusieron en marcha las primeras medidas anticrisis, como el descuento de 20 céntimos de los combustibles, que consiguieron bajar artificialmente la inflación. En este caso, el alza superior al 4% se explica, según el INE, porque el descenso de los precios de la electricidad del último mes es menor que el registrado en abril de 2022; y, al mismo tiempo, el aumento de los carburantes, que bajaron en abril del año anterior.

En sentido contrario destaca el comportamiento de los alimentos y bebidas no alcohólicas, cuyos precios aumentaron menos en abril que hace un año. De hecho, la tasa de inflación subyacente, la que excluye los productos más volátiles como la energía o los alimentos no elaborados, se situó en el 6,6%, lo que supone un descenso de un punto porcentual respecto a marzo.

Si se observa lo sucedido entre marzo y abril, es decir, los cambios de precios de un mes a otro (inflación mensual) destaca la influencia de la Semana Santa. Y es que lo que más subió fueron los hoteles (17,2%), la ropa de niño (13,7%) y los paquetes turísticos internacionales (13,7%). En total, el incremento del IPC fue del 0,6% en términos mensuales.

Signos de moderación

Para el Ministerio de Economía los datos son muy positivos porque muestran que el conjunto de medidas adoptadas en enero «están amortiguando la evolución de la inflación». Además, recuerdan que España se mantiene entre los países con menor inflación de la Unión Europea, lo que «está favoreciendo la competitividad de las empresas españolas, como ponen de manifiesto las ganancias de cuota de mercado y el aumento de las exportaciones de bienes y servicios, incluso en el complejo contexto económico internacional».

Cuándo llegará el momento en que la inflación alimentaria se enfríe definitivamente es una incógnita y todos los datos hacen sospechar que no será este año. Las previsiones del Banco de España apuntan a un crecimiento del precio de los alimentos del 12,2% a cierre de 2023. Ya que este dato ha estado por encima de esa media los cuatro primeros meses, se entiende que el organismo prevé que el resto del año seguirá su tendencia descendente.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios