Los trabajadores de JSP no han cobrado aún este mes y no saben qué va a ser de su futuro. / COBER

CC acusa al Gobierno de Canarias de «no haber hecho nada» para salvar a JSP

Dávila afirma que Torres animó a los trabajadores «a buscarse la vida» y la consejera de Economía dice que el presidente medió desde el principio

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

La diputada de Coalición Canaria (CC), Rosa Dávila, acusó ayer al Gobierno de Canarias y en concreto al presidente, Ángel Víctor Torres, de «no haber hecho nada» para intentar salvar a JSP del concurso de acreedores, que fue presentado ayer, y los 500 empleos que da.

Dávila, que realizó una pregunta en el pleno del Parlamento de Canarias a la consejera de Economía, Elena Mánez, afirmó que Torres ni intercedió ante los bancos para negociar una quita ni lideró ningún proceso para salvar a esta industria estratégica de Canarias. «Ni quita, ni intervención, ni aval, ni rescate», aseguró Dávila. En sus palabras, el presidente del Gobierno recibió a los representantes de los trabajadores por la presión de CC y cuando lo hizo les pidió que presentaran un plan de viabilidad y buscaran a las empresas interesadas en invertir en JSP. «O lo que es lo mismo, búsquense la vida», criticó Dávila, que calificó ayer el día de «triste» por la situación de incertidumbre que se abre ahora para la empresa y las 500 familias.

«Un buen presidente, un presidente del Gobierno que lidera se habría puesto al frente del rescate de esta industria estratégica de Canarias», indicó Dávila, que puso como ejemplos a los ejecutivos regionales de Galicia, que ayudó a salvar Pescanova; el País Vasco, con Fagor y Cataluña, con su industria automovilística. «Eso sí, para rescatar empresas venezolanas como Plus Ultra en quiebra, para eso sí», indicó.

Los nacionalistas avisan de que la caída de esta industria tendrá «efecto arrastre» en otros sectores como la ganadería isleña

En este punto Dávila, que estuvo arropada durante su intervención por trabajadores de JSP que asistieron como público al pleno del Parlamento, resaltó que la caída de JSP no solo tiene efecto sobre el empleo, sino también en otros sectores de la economía de Canarias, como la ganadería.

La consejera Elena Máñez salió al paso de las acusaciones y aseguró que el Gobierno de Canarias había mediado entre los trabajadores y las empresas «desde el primer momento». En este punto se refirió al acuerdo cerrado el pasado 2 de julio entre las dos partes y con la mediación del Ejecutivo y en la que compartían como objetivo mantener la viabilidad de la empresa, el mantenimiento de la unidad empresarial y del mayor número de puestos de trabajo.

Mánez acusó a Dávila de «utilizar políticamente el sufrimiento de los que están en una situación complicada (en referencia a los trabajadores)», algo que fue acompañado por el abucheo de una parte de la cámara y de los propios trabajadores de JSP presentes en el Parlamento.

«Este Gobierno ha estado implicado desde el minuto uno buscando soluciones. Ha recibido a los trabajadores e incluso se ha mediado para que se reunieran con los fondos de inversión interesados de cara a la transparencia y tranquilidad de los trabajadores», manifestó Mánez.

Tras concluir la intervención de Máñez sobre el asunto JSP los representantes de los trabajadores junto a la diputada de CC, Rosa Dávila, lamentaron el escaso apoyo del Gobierno de Canarias para salvar a esta industria. «Es una falta de responsabilidad lo que ha ocurrido en Canarias», aseguró el presidente del comité de empresa, Ángel Yánes.