257.000 hogares se pasan a las tarifas fijas de luz en un año

Con el vaivén de los precios eléctricos, el mercado regulado pierde unos 100.000 contratos desde que comenzó la pandemia

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

Los repuntes diarios que ha sufrido el recibo de la luz en los últimos meses, agravados hasta máximos históricos en julio, ha llevado a una parte de los consumidores a optar por las tarifas del mercado liberalizado en el que suelen pagar un precio fijo por la electricidad. Desde que comenzó la pandemia y hasta el pasado mes de febrero, han sido 257.133 los usuarios que han contratado alguno de estos 'pack', según los datos más actualizados disponibles en la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Casi un 40% de estos clientes proceden del mercado regulado, el de las tarifas PVPC, que se guían por los precios diarios. Pero el otro 60% –esto es, unos 156.000– corresponden a nuevos usuarios del sistema que han preferido optar por las tarifas fijas frente a las reguladas.

Esta tendencia a la hora de elegir un 'pack' del mercado libre viene siendo constante en los últimos años. Más aún con los vaivenes de los precios. Y ello a pesar de que durante 2020 el PVPC registró sus costes más bajos, por debajo también de cualquiera de las tarifas libres.

En total, el mercado eléctrico cuenta con 26,8millones de usuarios domésticos. De ellos, casi 16,2 millones se encuentran con una tarifa libre, frente a los 10,6 millones que se mantienen en el regulado. El colectivo de clientes que siguen rigiéndose con los precios diarios ha descendido en otros 99.161 contratos en el último año, hasta el mes de febrero.

Optar por la estabilidad

Lo que ocurre con los contratos eléctricos es muy similar a la situación que se vive en la banca desde hace varios años. Cada vez más usuarios prefieren pagar una tarifa fija, aunque sea más elevada, para ganar en estabilidad;y descartan las reguladas, donde el precio del kilovatio/hora (kwh) cambia cada hora. Aunque la realidad estadística muestra que el PVPC siempre ha resultado más barato que cualquiera de las mejores ofertas del mercado liberalizado. De hecho, la propia ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha apuntado en varias ocasiones que la tarifa regulada «es siempre la más ventajosa para un consumidor doméstico». Lo indicó el pasado mes de abril, cuando los precios de la luz aún estaban contenidos a la espera del repunte que sufrieron desde mayo hasta esta última semana.

Las campañas comerciales de las compañías también han provocado que muchos clientes opten por salirse del mercado regulado a través de diferentes tipo de ofertas, promociones y servicios adicionales con los que se ven atraídos para contratar un 'pack' fijo. Aunque, antes de elegir una opción, lo más recomendable es analizar el precio del kilovatio/hora contratado, los límites de consumo o de horarios, así como las condiciones de permanencia.

En cualquier caso, fuentes del sector energético destacan que, ante esta vorágine de precios, el 88% del consumo eléctrico de España no está expuesto a la volatilidad del precio del mercado spot (OMIE), al tener contratos con precios fijos. Incluyen en este colectivo no solo a los particulares, sino también a las pymes, grandes empresas y sobre todo las industrias, con precios pactados de antemano.

Además, el precio de la energía tiene un peso cercano en la factura de en torno al 24%, mientras que alrededor del 50%-55% corresponde a los peajes fijos (el coste de las redes de transporte y distribución) y cargos (los costes asociados al fomento de las renovables, a las extrapeninsulares y las anualidades del déficit de tarifa) y el resto impuestos.De hecho, la rebaja del IVA del 21% al 10% ha supuesto un ahorro medio de 4,5 euros en el último mes.