Boxeo

Zeus mantiene sus sueños de grandeza

17/05/2020

Le esperaba un título de la Organización Mundial de Boxeo, las puertas para la gloria, ni más ni menos. Pero llegó el coronavirus y mandó parar. Como a miles de deportistas, al púgil grancanario Zeus de Armas estos casi dos meses de confinamiento le han pillado con el pie cambiado, obligándole a un plan de entrenamientos peculiar («menos mal que en mi casa tengo un pequeño gimnasio y he podido tirar hacia adelante más o menos») y una mentalización que, por momentos, se le hacía imposible. «Menos mal que he tenido siempre pendiente a Pedro Miranda, mi entrenador, cuyos consejos y ánimos han resultado fundamentales para mí. Ahora al menos se puede salir a la calle a hacer ejercicio y espero que a los profesionales nos abran un poco más la mano. Pero hasta hace unos días, cuando esto se no permitía, levantarse cada mañana y saber que ibas a estar obligado a prepararte sin poder cruzar la puerta era muy duro. Supongo que es una sensación que muchos habrán experimentado como yo», confiesa.

Zeus asegura sentirse «con buenas sensaciones» debido a la exigencia que se ha impuesto en el largo encierro, pero advierte de que «nunca es lo mismo» ejercitarse así que hacerlo en un gimnasio y con compañeros, por lo que mantiene abierta la incógnita de cómo se encontrará cuando traslade sus sesiones al escenario habitual en el que Miranda le instruye. «Espero que sea en el menor tiempo posible cuando pueda ver a Pedro y a toda la gente con la que suelo estar en mis rutinas. Les he echado de menos a todos. Y será entonces cuando pueda comprobar si realmente he podido cumplir con los objetivos propuestos, pues el boxeo siempre requiere de otra persona para medirte. Estoy ansioso por ello y, por lo que me han dicho, es probable que sea ya dentro de unos días. No veo el momento», aclara el boxeador profesional desde 2018 y que acaba de cumplir 34 años.

«Tengo puestas muchas ilusiones en el futuro y confío en que, de la manera que sea, poco a poco se vaya recobrando la actividad y puedan organizarse veladas y eventos. El boxeo, como el resto de los deportes, debe tirar para arriba aunque ahora todo parezca complicado. En mi caso, no pienso renunciar a mi sueño de lograr cosas importantes. Me dejo todo lo que llevo dentro cada vez que me entreno con ese objetivo y sigo muy centrado pese a todo lo que hemos tenido que vivir desde mitad de marzo», argumenta.

Cuestionado por las medidas sanitarias que se imponen, así como la previsión de los aforos limitados en las competiciones, tira por la vía pragmática: «Aunque sean restricciones que nos puedan perjudicar, es lo que hay y debemos adaptarnos. Creo que, poco a poco, se irá normalizando todo, que esto no será para siempre. Mientras, hay que hacer lo que esté en nuestra mano para recuperar las ilusiones y las ganas de superarnos. Y no hablo del boxeo únicamente».

Zeus cuenta con el respaldo que le brinda la promotora Canarias Manager Boxing Promotions, empeñada en recuperar la actividad organizativa tras este parón y, como hasta hace unos meses, convertida en el mejor escaparate para que los púgiles de la tierra puedan subirse al ring.