Rober y Valles, antes de un entrenamiento. / UD Las Palmas

Valles bajo palos, los Castellano y Rober se perfilan como novedades en el once

La vuelta del portero andaluz es segura por la marcha de Álex a la sub-21 y Pepe Mel cavila más cambios que abarcarían el resto de líneas

IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

La UD que apareció ante el Girona y acabó perdiendo no le vale a Pepe Mel para afrontar lo que viene. A juzgar por sus duras palabras a la conclusión del encuentro del pasado viernes, en las que calificó como «hermanitas de la Caridad» a sus jugadores por las concesiones al rival, Mel está decidido a introducir varias novedades en el once para revitalizar al grupo y buscar soluciones a la mala imagen ofrecida. Habrá caras nuevas impuestas, como la del meta Alvaro Valles por la marcha con la selección sub-21 de Álex Domínguez, pero en otros relevos pesará su criterio técnico. Y son numerosos los nombres implicados y con afectación a todas las demarcaciones restantes. En defensa no se justifica la presencia de Jonathan Silva por Dani Castellano, por lo que el lateral zurdo recuperará al gemelo, siempre con mejores prestaciones que el brasileño, a quien no se le recuerda acción destacable alguna desde que llegó cedido por el Almería.

Además de la retaguardia, en el doble pivote podría entrar el otro gemelo, Javi Castellano. De manera sorprendente, Rivera ha sido el elegido en las dos últimas jornadas para acompañar a Sergio Ruiz en eje de la zona ancha y tampoco es que haya hecho acto de presencia. En Fuenlabrada no desentonó, pero con el Girona originó un lío monumental con una cesión al portero que acabó con el empate del conjunto catalán y descarriló. Javi tiene en la regularidad su mejor divisa, siempre cumple y, a falta de otras virtudes, evita errores groseros y complicaciones en sus cometidos. Además, ha sido del gusto de Mel, como así lo demuestran las estadísticas (desde que arrancó 2021 había sido titular en todos los encuentros exceptuando el del pasado viernes), por lo que apostar por su regreso encaja plenamente a la luz de los últimos acontecimientos. Y en lo que respecta al frente ofensivo, el nombre de Rober emerge como apuesta, luego de que haya tenido presencia en las dos últimas jornadas tras superar una covid-19 que, en su caso, fue especialmente agresiva, alargando los plazos más de lo previsto y originándole un cuadro de malestar intenso y prolongado.

El atacante extremeño no es titular desde el pasado 10 de enero, en el 0-1 en la visita al Mallorca, y se mantiene con cinco goles como el máximo anotador del equipo compartiendo parámetro realizador con Araujo. Su rol capital en la UD no se ha debatido ni en su larga ausencia y ahora que ya ha tenido dos encuentros de rodaje es la hora de devolverle los galones desde el primer monuto.

Considerando que Pejiño no se toca y que Araujo y Jesé van a seguir manteniendo su estatus, Rafa Mujica podría ser el sacrificado en el caso de que se confirme la entrada de Rober. Mujica salió con molestias del último compromiso y su evolución también podría terminar de marcar los planes del entrenador en su propósito de introducir nuevos protagonistas que reactiven al resto en un partido que obligará a dar una mejor versión.

Maikel Mesa, que tratará de llegar a tiempo tras lesionarse dos semanas atrás, Clemente, a más según ha ido acumulando minutos, y Kirian, que no termina de asentarse, son otras opciones a considerar en el abanico de variantes que maneja el cuerpo técnico. Más allá de los nombres, la consigna que va a prevalecer en la semana que hoy arranca es la de recuperar el nivel de concentración e intensidad, un factor crucial y que a lo largo de esta temporada explica los picos y valles de la UD, capaz de ilusionar y defraudar en cuestión de días y que si se ha despedido prematuramente de luchas mayores a la de la permanencia es, precisamente, por su facilidad para desmoronarse. El derbi puede curar la herida del Girona. O agravarla. Otra moneda al aire.