Un verano largo en entradas y salidas

Pepe Mel ya sabe que la pretemporada transcurrirá lenta en materia de traspasos y que los fichajes irán llegando poco a poco. Se producirán cuatro o cinco incorporaciones que estarán sujetas a las bajas de una plantilla que tendrá que seguir reduciendo su masa salarial después de la marcha de Nauzet Pérez, Peñalba, Fidel, Cala, Mir y Blum.

Ronald Ramírez Alemán
RONALD RAMÍREZ ALEMÁN

Para compensar el adiós de Nauzet Pérez, Peñalba, Fidel y Cala, más la salida de los cedidos Mir y Blum, la UD, por medio de su presidente Miguel Ángel Ramírez, anunció el ascenso al primer equipo de los canteranos Josep, Fabio, Kirian, Cedrés y Edu Espiau. Y, a partir de ahora, calma. El verano es muy largo y hasta el 31 de agosto tanto Rocco Maiorino como Toni Otero trabajarán codo con codo para hacer equilibrios con un presupuesto mucho más reducido y confeccionar una plantilla competitiva. El objetivo es que se note lo menos posible la inevitable austeridad que el nuevo proyecto tendrá después de pasar de contar en torno a 18-19 millones el anterior verano, a 7,5 millones de euros para este mercado estival.

La reducción de la masa salarial va a buen ritmo con la salida de dos futbolistas que tenían contrato en vigor, pero con los que se ha llegado a un acuerdo que deja satisfecho a ambas partes. Fidel y Cala, dos de las incorporaciones más rimbombantes del año pasado rescindieron con la Unión Deportiva y ahora el club respira con mayor desahogo al asumir contratos mucho más bajos con los jugadores que llegan del filial. Por ello, en este nuevo panorama en el que se maneja el representativo, con bastantes más limitaciones, la paciencia será imprescindible a la hora de negociar y acertar con los fichajes.

En la hoja de ruta de la entidad se calcula que se producirán unas cuatro o cinco incorporaciones. Pero está tendrán que esperar a que se sigan sucediendo las bajas. A Pekhart se le busca salida, mientras que futbolistas como Galarreta, Raúl Fernández, Lemos o Timor tienen buen cartel. En un principio se cuenta con ellos y se intentará cuadrar los números con otras salidas, pero se escucharán ofertas por todos los jugadores. El verano será largo y Las Palmas está preparada para cualquier escenario. Maiorino y Otero tienen trabajo por delante.

Pretemporada

La nueva UD que quiere construir Pepe Mel basada en la cantera tendrá como paso fundamental una pretemporada que empezará en las remozadas instalaciones de Barranco Seco, contará con una semana en Marbella y se preparará con amistosos de calidad para llegar en las mejores condiciones al inicio de liga. No habrá lugar a la improvisación, la estabilidad será el sello en el que se quiere sustentar una Unión Deportiva que ha vivido demasiados cambios en los últimos años como para aspirar a conseguir sus objetivos. La directiva y Pepe Mel han acordado los pasos que se quieren seguir durante la pretemporada que arranca el 8 de julio. El técnico madrileño considera este periodo como fundamental para el devenir del próximo curso y celebra contar con este tiempo, un margen que no tuvo la campaña recién finalizada, para afianzar sus ideas y poder implantar su librillo de estilo.

Para empezar, contar por fin con las nuevas y modernas instalaciones de Barranco Seco es una ventaja que no se había tenido en los últimos años. Ya no habrá más largas estancias en el sur de la isla, puesto que el conjunto isleño tendrá en la capital todo lo necesario para comenzar una preparación que, eso sí, volverá a contar con una estancia fuera de Gran Canaria de alrededor una semana. Después de la óptima experiencia que vivió el equipo el pasado verano en Inglaterra y su stage en el St George’s Park, los amarillos regresarán a Marbella para continuar con el trabajo del 29 de julio al 4 de agosto. Una estancia en la que se acometerán amistosos de nivel que aún está por confirmar. El encuentro preparatorio que está cerrado es ante el Marítimo de Funchal, que se disputará en el estadio Dos Barreiro, mientras que este verano no habrá, por mutuo acuerdo entre ambos clubes, Copa Mahou entre Las Palmas y el Tenerife.