Semana grande para el Gran Canaria

12/11/2018

El recinto de Siete Palmas se prepara para acoger a la Roja el próximo domingo en el amistoso ante Bosnia-Herzegovina. Han pasado 11 años desde su última visita y la isla se ha convertido en talismán: España nunca perdió, ni en el estadio actual ni en el antiguo Insular, en los seis precedentes anteriores

Semana grande para el Gran Canaria. Dentro de cinco días, el estadio de la UD Las Palmas será sede de un encuentro amistoso de la selección española absoluta, que recibirá a Bosnia-Herzegovina en choque de carácter amistoso. Se trata de un partido muy esperado en la isla, ya que hay que retroceder 11 años atrás para encontrar el último precedente. El 21 de noviembre de 2007 el combinado nacional vencía en el recinto de Siete Palmas a la selección de Irlanda del Norte (1-0) en un duelo clasificatoria para la Eurocopa 2008, torneo que la Roja terminaría campeonando. Desde entonces la FIFLP ha trabajado arduamente para hospedar de nuevo al combinado nacional, consciente de la ilusión que despierta tener a los mejores jugadores del país en una isla con tanta pasión futbolística.

Mucho tiempo ha pasado desde entonces, y las ganas de acoger otro enfrentamiento de España son enormes. Será el séptimo duelo de la selección en Gran Canaria, y una oportunidad para dar continuidad al aura de imbatibilidad que recae sobre la isla, puesto que el combinado nacional no sabe lo que es perder aquí. Los aficionados al deporte rey han perdido el escaparate de oro que brindaba la Primera División con el descenso de la UD la pasada temporada, por lo que tendrán la oportunidad volver a ver fútbol de más alto nivel con la llegada de los Ramos, Busquets, Isco y compañía.

La nota negativa estará en la ausencia de jugadores canarios en unas convocatorias en la que nombres como Silva y Vitolo solían ser fijos. Pero con el primero habiendo anunciado su retirada, y el segundo fuera desde la temporada pasada, la presencia de isleños es inexistente. Jonathan Viera hizo historia justo hace un año al convertirse en el primer jugador de la UD en vestirse la roja desde Gerardo Miranda.

La expectación, en cualquier caso, es muy alta. El partido se celebrará solo dos días después del compromiso liguero de Las Palmas frente al Granada (viernes, 20.00 horas), pero está todo dispuesto a nivel logístico y de cuidado de las infraestructuras para que la organización termine siendo un éxito.

Las ganas por ver en directo al equipo dirigido por Luis Enrique podrán con la intrascendencia del choque y el poco cartel del rival, una selección bosnia que carece de caché y jugadores desconocidos. El Gran Canaria cambiará de color por un día, y el color rojo predominará en las gradas en sustitución del tradicional amarillo.

Y para hacer todavía más grande un día tan especial, David Silva hará el saque de honor. El mediapunta grancanario, leyenda en la selección y en el Manchester City, posee una estatua a la entrada a la grada sur del estadio, y recibirá un sentido homenaje en un partido que seguro le hubiera encantado disputar. El habilidoso futbolista ha repetido en más de una ocasión que le encantaría retirarse en las filas de la Unión Deportiva y, de momento, el domingo se sentará en la tribuna del que podría ser su futuro estadio.