Sandro celebra un gol con el Huesca, club al que pertenece. / huesca

Sandro es el elegido por la UD para la delantera

Tiene contrato con el Huesca hasta 2024 pero quiere venir. Se tantearon las opciones de Rondón y Dimata, pero son inviables

PEDRO GARCÍA Marbella-Enviado Especial

El inquilino más esperado por la UDLas Palmas ya ocupa su lugar en una de las habitaciones del hotel La Cala de Mijas, junto a su hermano deportivo Jonathan Viera. Cumplió con la palabra que le dio al presidente Miguel Ángel Ramírez hace unos meses y, por tercera vez, se enfunda la camiseta amarilla, la última durante la temporada 2017-2018, la del descenso a Primera División. Y vuelve para ayudar a que el equipo recuperar su sito entre la elite. Vitolo llegó anoche a tierras malagueñas y hoy será presentado como jugador amarillo, tras el acuerdo de cesión entre la entidad amarilla y el Atlético de Madrid.

Lucirá el dorsal 7 y para que su rodilla esté en perfectas condiciones para el inicio de Liga, se someterá a un exhaustivo trabajo de readaptación, y será Andrés Pérez, readaptador, que junto al jefe de fisioterapia del equipo Juan Naranjo, y el doctor Diosdado Bolaños, han venido supervisando el estado de forma del futbolista en en el último mes. La Ciudad Deportiva de Baranco Seco ha sido la segunda casa de Vitolo durante gran parte del verano.

El exsevillista se convierte en el cuarto refuerzo de la UD Las Palmas para la temporada 20222-2023, tras Marc Cardona, Sidnei y Álvaro Jiménez. Su fichaje también ha ayudado a que el ritmo de abonados haya ido creciendo de manera considerable.

Pero la llegada de Vitolo da un vuelco a la política inicial de fichajes del club que, en este minuto, solamente piensa en la incorporación de un delantero centro. La dirección deportiva se vuelca en buscar en el complicado mercado, a ese futbolista que pueda garantizar un número de goles acorde a la expectativas deportivas que se marca el club.

Días atrás se pensaba en la necesidad de insistir con refuerzos en las alas y buscar otro interior. Pero ya se entiende que esta posición, y en las dos bandas, está superpoblada y que el tiro debe centrarse en traer al referente ofensivo que está pendiente en la lista de deseos de García Pimienta, que ha perdido en el frente de vanguardia a Jesé, Sadiku y Mujica, todos por decisión propia para apostar por otro perfil. Y las gestiones de Luis Helguera, hasta el momento, han tirado muy hacia arriba. Helguera tanteó la posibilidad del internacional venezolano Salomón Rondón, viejo conocido de la casa tras haber defendido la camiseta amarilla durate dos campañas (2008-2010). Actualmente en el Everton, donde no cuenta, tras un larguísimo periplo profesional (Málaga, Rubin Kazan, Zenit, West Bromwich Albion, Newcastle, Dailan y CSKA de Moscú), Rondón es inabordable desde el punto de vista económico pese a que hubiese visto con buenos ojos tener una segunda etapa en el club que le trajo a Europa cuando solo era un meritorio.

Distintas opciones

Helguera activó la siguiente opción de inmediato y ha preguntado por el congoleño Landry Dimata, perteneciente a la disciplina del Espanyol. Delantero de potencia y muy posicional en el área, apenas ha tenido protagonismo en el conjunto blanquiazul (19 partidos pero solo en 5 como titular) y eso abre la puerta a una cesión para que pueda seguir cogiendo rodaje. «No es fácil», deslizan desde el club porque Dimata, que ayer no jugó, tiene pretendientes de superior categoría, tanto en España como fuera.

Y en este escenario cobra fuerza Sandro Ramírez, delantero criado en la casa y que, tras tocar cima en un Barcelona en el que ganó títulos y fama, siguió haciendo carrera en el Málaga, Everton, Sevilla, Real Sociedad, Valladolid, Huesca y Getafe. Ahora, de vuelta al conjunto aragonés, con el que tienen contrato hasta 2024, desea salir. En principio quería agotar sus opciones en Primera, aunque que haya aparecido en escena la UD le ha cambiado la perspectiva.

«Nos encantaría que Sandro se quedase pero él tiene que hacerlo convencido; si no, es malo para todos. Hemos hablado con él muchas veces, queremos que se quede y aporte lo que tiene», explicó Ángel Martín González, dijo días atrás el director deportivo del Huesca a propósito de su situación.

Sandro quiere venir aunque las vías para resolver su contrato siguen abiertas y sin resolución si bien Miguel Ángel Ramírez y Luis Helguera son optimistas y esperan poder hacer realidad el deseo conjunto de las partes. Sería un golpe de efecto y otro guiño más a la cantera.