El regreso de Guayre al filial en el que forjó su leyenda

Segundo entrenador de Las Palmas Atlético. La UD confirmará en breve su retorno como técnico de la casa

IGNACIO S. ACEDO

Será «en unos días», calculan en la UD. Guayre Betancor, uno de los mejores canteranos que ha dado el club en su edad contemporánea, internacional absoluto y que fue el traspaso más caro de la historia hasta la venta de Roque al Swansea, tras dejar 1.000 millones de las antiguas pesetas por su transferencia al Villarreal en 2001, regresa al filial en el que forjó su leyenda. Ejercerá como ayudante de Juan Manuel Rodríguez en Las Palmas Atlético y, ya con la titulación como Entrenador Nacional en su haber, dará un salto cualitativo a su incipiente carrera en los banquillos, en la que cuenta con experiencia en el R eal Club Victoria, Veteranos del Pilar y la etapa que había comenzado semanas atrás en el Unión Viera y que ahora deberá interrumpir por la llamada del club de su vida.

La captación como técnico de la casa de Guayre forma parte del proyecto de promoción interna que quieren incentivar en la entidad con antiguos jugadores que, por preparación, legado y competencia, merecen la oportunidad de seguir aportando al vivero de Barranco Seco del que ellos mismos fueron abanderados. Sin ir más lejos, Ángel López, otro de los grandes nombres que acunó la UD y alcanzó la excelencia profesional, ha sido integrado este mismo verano como ayudante de Pepe Mel en la plantilla profesional después de un paso previo por categoría juvenil. Precisamente a él se le atribuye parte del descubrimiento de Pedri, hoy junto a Messi en el Barcelona.

Guayre (Las Palmas de Gran Canaria, 1980) debutó en la UD el 14 de octubre de 2000 frente al Málaga en el Insular y en tiempos en Primera División. En esa campaña disputó 28 partidos y anotó 8 goles (marcó en San Mamés, Nou Camp y Santiago Bernabéu) para convertirse en uno de los futbolistas más rutilantes. Hasta el Barcelona le sondeó. Al final, el Villarreal pagó los mil millones de pesetas que establecía su cláusula de rescisión y emigró a Castellón, donde vivió su esplendor. Cinco temporadas en El Madrigal, con partidos de Champions League, estreno con la selección absoluta a las órdenes de Luis Aragonés y un despliegue exuberante de su fútbol veloz y vertical le encumbraron. Luego, Celta y Numancia antes de regresar a la UD para jugar en Segunda, con Juan Manuel Rodríguez como uno de sus entrenadores, y Lugo antes de retirarse. Ahora volverá a lucir su escudo.