Ramírez y Mel quieren que David García siga en la UD

17/07/2019

Es una de las tareas pendientes de la pretemporada que hoy consume su décima jornada: el retorno del capitán. Presidente y entrenador están de acuerdo en hacerle sitio pese a los condicionantes actuales que impiden dar altas y parece que se vislumbra la solución más deseada por ambas partes.

Diez días después del comienzo de la pretemporada de la UD Las Palmas, David García, 474 partidos oficiales defendiendo el escudo, más que nadie en las siete décadas de vida del club, continúa ejercitándose por su cuenta, con un preparador físico individual, a la espera de reintegrarse a filas. Porque la intención del capitán es continuar en el equipo y finalizar su carrera en el Gran Canaria. Ya anunció semanas atrás que no piensa retirarse ahora, camino de los 38 años, y hasta declinó el ofrecimiento de la entidad de reciclarse como segundo técnico del filial. David quiere seguir jugando y se fundamenta en sus números y rendimiento: la pasada temporada intervino en 22 encuentros, todos como titular, y hasta se permitió firmar un gol trascendental ante el Rayo Majadahonda que garantizaba la permanencia en Segunda División. Y a las órdenes de Pepe Mel fue innegociable en las seis últimas jornadas, acaparando todos los minutos posibles en el centro de la zaga, lo que añade fundamentos a su pretensión de alargar su ciclo a las órdenes del preparador madrileño.

Hasta la fecha, nadie de la dirección deportiva se ha puesto en contacto con David para avanzarle qué planes hay con él después de que el pasado 30 de junio finalizara su contrato. La pretensión del presidente de que pudiera entrenarse junto al resto es inviable legalmente por carecer de vínculo con la entidad, si bien ilustra la intención que hay de asegurarle su dorsal para la próxima temporada. El exceso de fichas y el fair play financiero impuesto por la Liga impide a la UD maniobrar en altas hasta no lograr más salidas, una situación que incide, directamente en este caso.

Pepe Mel ya ha trasladado a la cúpula que no tendría problema alguno en contar con David García. Sabe de su rango y jerarquía tanto dentro como fuera del campo y también valora su respuesta competitiva. Con Mauricio Lemos en la rampa de salida y alguna duda más en la línea de retaguardia, entiende que hay sitio para él y aguarda acontecimientos. El mismo planteamiento tiene Miguel Ángel Ramírez, sensible con un asunto que quiere resolver lo antes posible dada la anomalía que se está dando ahora. Todo parece enfocado, por tanto, a un desenlace feliz para las partes: el jugador está a la espera de la UD y tanto el presidente como el entrenador tienen la voluntad de contar con su presencia en la primera plantilla. Y aunque toca seguir esperando, la solución comienza a vislumbrarse.

En el caso de Momo, el otro veterano a la espera de una llamada, hay más debate interno y su retorno no parece tan seguro. Incluso el propio jugador podría tenerlo asimilado ante la falta de novedades.

  • 1

    ¿Cree que se debería haber suspendido el encuentro de la UD frente al Huesca?

    Si
    No
    Ns / Nc
    Votar Ver Resultados