Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este viernes 23 de febrero
Alberto Moleiro supera a Batalla pero se queda sin ángulo para un buen disparo. EFE
La UD se queda a medias en Los Cármenes (1-1)

La UD se queda a medias en Los Cármenes (1-1)

Fútbol - Primera División ·

El equipo de Pimienta no aprovechó la superioridad numérica de la que dispuso desde el minuto 22, a pesar del gran dominio y las claras ocasiones ante el Granada | Pejiño fue el autor del empate

Iván Martín Chacón

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 3 de febrero 2024, 17:22

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Empate que sabe a poco para la UD ante el Granada (1-1). Llegaba el equipo de Pimienta con la intención de romper la estadística en el Nuevo Los Cármenes, un dato que continúa sin batir. Porque una UD, en superioridad numérica desde el minuto 21, no fue capaz de llevarse el triunfo de tierras nazaríes. Pejiño fue el autor del gol del empate.

La UD comenzaba muy metida en el partido, con una presión asfixiante al rival. En el minuto cinco ya tendría la primera oportunidad. Sandro se quedó solo delante del portero, con un claro mano a mano propiciado por la presión alta pero paró Batalla. Durante los primeros diez minutos de choque, el Granada intentaba salir a la contra, mientras los pupilos de Pimienta lograban ejecutar el robo tras pérdida a la perfección. En la defensa, muy serios tanto Álex Suárez que se consolida en la zaga junto a Mika, como el catalán. No dejaban ni un ápice de posibilidad al elenco granadino.

Se veía un Pimienta tranquilo en la banda, le gustaba el trabajo de su equipo. Fiel a su filosofía, elaboraba la UD a fuego lento. Cocinando sin prisas algún balón al espacio a Sandro o Munir. El siguiente en intentarlo sería Alberto Moleiro con un disparo desde fuera del área, pero atajó el meta del cuadro nazarí. Ya asomaba con notable peligro la vanguardia amarilla. Un disparo tenso de un Enzo Loiodice, que volvía al once, fue al centro y también lo paró Batalla.

En el minuto 21, llegaría la jugada que marcaría el devenir del partido. Una jugada controvertida en la que Munir robó el balón al último hombre del Granada y fue arrollado antes de plantarse solo delante del meta Batalla. El colegiado, primeramente, solo le muestra la amarilla pero desde el VAR lo llaman para que vea la acción repetida. Ahí, Busquets Ferrer determina que esa entrada es motivo de expulsión y le muestra la tarjeta roja a Piatkowski. La UD iba a estar más de una hora en superioridad numérica. Apenas cinco minutos más tarde, un tiro de Kirian desde la frontal se estrellaría en el palo. No tenía fortuna el equipo de Pimienta porque, pese a intentarlo en varias ocasiones, el gol no llegaba.

Asomaba generando peligro una y otra vez la UD Las Palmas con buen juego y moviendo el esférico de lado a lado buscando un hueco entre la trabajada zaga del Granada. Bloque compacto y líneas muy cercanas las del equipo nazarí. Lo que no permitía a los jugadores creativos de la UD generar juego. Sin embargo, el primer disparo a portería de los locales se convertiría en el primer gol del choque. Bruno Méndez avisó, rematando de cabeza, pero el balón se marcharía desviado. En el minuto 43 llegaría su gol. El central, Bruno Méndez, anotaría el 1-0 tras un toque sutil al fondo de las mallas. Imposible para Valles. Al tiempo que subía la temperatura en Los Cármenes. Antes del intermedio, hubo una pequeña tangana en la que Sandro fue derribado cerca del área y Carlos Neva vino a recriminarle su actuación en el césped.

La segunda mitad iba a ser de una manera totalmente diferente. El Granada no iba a tener el balón durante los primeros compases. Dominio de la UD. Pero tenía una misión complicada porque el bloque del Granada era cada vez más compacto. Necesitaba la UD imprimir un ritmo más alto al partido y ser más vertical. Poca productividad, ataques estériles y poca profundidad de los amarillos, porque el Granada no se expone al riesgo. En el minuto 62, Pimienta agitaría el banquillo con dos cambios: Perrone y Munir salen, entran Pejiño y Herrera. Hombres de refresco en la parcela ofensiva.

En el minuto 68, Pejiño anotaría el gol del empate amarillo. Tras una gran asistencia de Sergi Cardona pero mejor remate del gaditano para ponerla, con escuadra y cartabón, ajustada al palo luego de un remate de cabeza. Los amarillos querían más y Enzo pocos minutos después casi logra el 1-2. Sin embargo, el Granada no daba tregua, ya que montaba contras frenéticas que serían cortadas por jugadores grancanarios con faltas tácticas. En los últimos compases del choque, la UD apretaría pero el marcador no se movería. Empate que sabe a poco pero ya se está un punto más cerca de la salvación.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios