El delantero argentino Sergio Araujo celebra su primer gol ante el Almería. / ud las palmas

La pegada de Sergio Araujo impulsa a la UD Las Palmas (2-0)

Un doblete de Sergio Araujo permitió al combinado de Pepe Mel imponerse con justicia al Almería (2-0).

IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

El ariete argentino, que ya suma tres tantos en este curso, fue el elemento diferenciador de un choque poco vistoso, a ratos sin ideas por parte de ningún equipo, aunque la estética acabara siendo irrelevante a la luz de tres puntos de enorme valor y mérito.

En la primera parte, lo más relevante que dejó el partido fue la acción que originó el 1-0, un prodigio de asistencia con el exterior de Sergio Ruiz que terminararía embocando Araujo. El argentino se hizo sitio en el áreas tras ganar la espalda a su par y mandó la pelota a la red sin concesiones en un alarde de precisión y potencia.Corría el minuto 6 y ya mandaba la UD en el marcador, lo mejor que le podía pasar en un encuentro sin ritmo, interrumpido constantemente por faltas y en el que las áreas siempre quedaron muy lejos. Sin tener el balón, la UD no sufrió y dejó correr el reloj sabiendo que, mientras se guardara las espaldas, todo estaba bajo control.

Poco cambió todo tras el paso por vestuarios. Si acaso, que la UD intensificó su achique aunque consciente de que encontraría metros para buscar la sentencia. En el Almería, más de lo mismo, inperante Sadiq, su presunta estrella, y con Valles como un espectador más.

Loiodice, con un potente lanzamiento de falta que despejó el meta visitante (55'), y Pejiño, que largó un obús al larguero (67'), avisaron de que la UD quería el segundo. Y la insistencia tuvo premio. Un envío de Eric mal despejado acabó en la testa de Kirian, quien cedió al espacio para que Araujo empalmara un imponente disparo sin dejarla caer y que sirvió para clavar el definitivo 2-0 a falta de quince minutos para la conclusión.