Sergi Cardona, durante la entrevista que concedió ayer a CANARIAS7 en la Ciudad Deportiva de Barranco Seco. / COBER SERVICIOS AUDIOVISUALES

«Notas las ganas de la isla de que la UD suba y te sientes un canario más»

Agarró la titularidad del lateral zurdo contra pronóstico y ya lleva trece jornadas consecutivas instalado en el once y a enorme nivel. Es Sergi Cardona, lateral de la UD

IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran canaria.

En la pretemporada del pasado verano, pleno corazón de Marbella, ya se lanzaba el aviso. «Ojo a ese lateral zurdo». Por entonces, Sergi Cardona (Lloret de Mar, Girona, 1999) no pasaba de ser un meritorio más subido del filial. Hoy nadie le discute el puesto.

-Se hizo con el sitio y ya no lo suelta...

-Para mí ya fue una alegría poder hacer la pretemporada y lo que quería era aprovechar la oportunidad. Lo he intentado hacer y ahora, por suerte, estoy contando con minutos en el equipo. Pero en el fútbol un día estás dentro y al siguiente, fuera. No puedes despistarte lo más mínimo.

- ¿Imaginaba esto?

- El objetivo cuando estás en el filial tiene que ser estar aquí. Trabajas para que esto pase aunque todo sea complicado. Reconozco, eso sí, que no esperaba que fuese todo tan rápido.

-Se le ve adaptado, hecho a las exigencias del equipo y de la categoría sin pagar la novatada.

- En este equipo te lo ponen fácil. Con el apoyo de los compañeros, acaba saliendo el jugador que llevas dentro. Gracias a ellos puedo jugar con confianza, con soltura, ser yo.

-¿Qué ha sido lo más fácil y lo más complicado en este proceso tan rápido que ha vivido?

- Lo más difícil vino con los primeros partidos, controlar los nervios, tienes que saber medir y llevarlo todo bien. Y lo mejor, poder demostrar lo que llevas dentro gracias a sentirte arropado y acompañado. Hay mucha gente joven, de la cantera... Te sientes cómodo de manera natural, la adaptación es inmediata con el gran ambiente que tenemos en el vestuario y eso te ayuda.

- ¿Y esa tendencia a irse para arriba?

- Es una de mis características, puedo tener ese recorrido hacia arriba. Con el estilo que tenemos, sé que si gano metros por mi carril me van a poner la pelota para dar profundidad.

- ¿Eso es lo que le pide Mel?

- A los dos laterales nos insiste en eso. Esta semana, ante el Zaragoza, jugamos con dos interiores que se metían para adentro y el equipo necesitaba que tanto Ale Díaz como yo, que fuimos los laterales, abriéramos el campo incorporándonos arriba.

- ¿Tiene alma de delantero? Porque su gol está al caer. No falta su ocasión en cada partido...

- (Ríe) Encima que me quitaron uno con el VAR. Espero que cuando llegue sirva para ganar. Llevo rozándolo mucho tiempo y vamos a seguir intentándolo. Tengo ganas de que llegue y poder dedicarlo a mi familia. Eso sí, que sirva siempre para ayudar al equipo.

- Ya no se ven laterales que se limiten a guardar la marca.

- Hoy en día tienes que ser muy completo. Hasta a los porteros se les pide dominar el juego con los pies. El perfil de lateral que se demanda es el que te permite defender y, luego, servir un centro en el área contraria.

- ¿Siempre fue lateral?

- Cuando empecé a jugar, en Lloret de Mar, lo hacía en posiciones más adelantadas, pero, desde que llegué al Nástic, ya me ubicaron de lateral y ahí me quedé. En ocasiones sí he actuado por delante e, incluso de central si el equipo lo necesita. Pero el lateral es mi posición natural.

- ¿Ha tenido algún modelo en el que fijarse en su aprendizaje?

- No he tenido nunca un jugador en el que fijarme especialmente. Sí me gusta ver partidos de la Premier porque es un fútbol muy atlético, de enorme intensidad, veloz... Y Marcos Alonso, del Chelsea, es uno de los que me llama más la atención

-Dejó su tierra muy joven para venirse al filial de la UD. ¿Cómo se gestó su fichaje y decisión?

- Debuto con el Nástic el año que se baja a Segunda B y, en la siguiente temporada, no me dan minutos y me quedo en el filial. No me dieron las oportunidades que necesitaba al tener jugadores más veteranos por delante. Sentí la necesidad de dar un impulso a mi carrera por otro lado y para poder demostrar que podía ser un jugador válido. Justo en la pandemia, mi representante me llamó y me habló del interés de la UD, de Luis Helguera por ficharme.Me dijeron de jugar en Las Palmas Atlético pero teniendo la posibilidad de dar el salto al primer equipo. No me lo pensé. Sabía de la historia de este club, de su apuesta por la cantera. La verdad es que no puedo estar más contento con la decisión que tomé en ese momento.

- La UD le ha cambiado la vida...

- Solo tengo palabras de agradecimiento al club, a mi entrenador del filial, Juan Manuel Rodríguez, a Pepe Mel, a toda la gente que desde el primer momento en el que llegué aquí se ha volcado conmigo y me ha dado su confianza. Lo que me queda a mí es tratar de devolver todo eso en el campo. La idea que tenía cuando llegué ha salido rodada. Empezar en Segunda B, que me dio una gran base y aprendizaje viniendo como venía de Tercera, y acabar en Segunda.

-¿Ha desarrollado sentimiento de pertenencia al escudo que le ha permitido ser profesional?

- Desde que llegué me han hecho sentir como si fuese de aquí. Me siento muy comprometido. Cuando notas las ganas de esta isla para que la UD ascienda, te sientes como un canario más.

-¿Subirá la UD?

- Tenemos equipo para estar arriba, lo tenemos claro, y la confianza en nosotros mismos está intacta pese a la derrota del Zaragoza. Llevamos una línea muy buena y no tengo dudas de que vamos a seguir así. Las derrotas deben ser un punto de inflexión, así nos lo tomamos.

- Pero ajustando la defensa...

- Cuando vienes de encajar tres goles, seguro que has hecho cosas mal. Da coraje que se fuera un partido de esa manera. Pero eso lo vamos a corregir.