«Nos encantaría que siguiera Mel»

01/05/2019

Miguel Ángel Ramírez respalda al entrenador en puertas del derbi y confía en que sea él quien lidere el próximo proyecto en el que, avisa, «no será sostenible» la plantilla actual por los ajustes presupuestarios.

Miguel Ángel Ramírez lo tiene claro y así lo pregonó ayer a los cuatro vientos. La UD que viene tiene que estar a las órdenes de Pepe Mel, pese a que sus números están muy lejos de las expectativas generadas tras su fichaje a inicios de marzo. Sin embargo, el presidente de la entidad, en palabras a la emisora oficial del club, zanjó debates sucesorios y dudas al respecto. «Mel tiene una apuesta valiente. Apuesta por el filial. Debutarán dos o tres jugadores más antes del final de temporada. Mel reúne todas las condiciones que debe tener nuestro entrenador. Es un hombre que nos encantaría que estuviera la próxima temporada», indicó.

««Pepe Mel quiere continuar y nosotros estamos encantados con Pepe Mel. Estamos trabajando en ese proceso. Tiene muchas posibilidades de quedarse, es el hombre que necesitamos», ponderó Ramírez.

Y a propósito de los continuos cambios en la dirección técnica del equipo, expuso: «Hace tres temporadas dejé de elegir. Ahora elegiré como antes, con un buen equipo de colaboradores. Entre todos tomaremos decisiones importantes. Mel era el entrenador que yo quería para esta temporada, pero se decidió fichar a otro. Manolo Jiménez es un gran técnico, que lo está demostrando otra vez en Grecia. Lo de este año no es un problema de entrenadores. Los tres fueron grandes entrenadores, pero el fallo fueron las carencias que no detectamos el pasado verano».

Ramírez anunció que la UD «volverá a ser un equipo más de la categoría con un presupuesto medio» y «se sacará el ingenio para ser un equipo competitivo». Habrá, por extensión, una vuelta a los orígenes («vamos a apostar por la cantera como lo hicimos antes, porque ascendimos a Primera y traicionamos nuestro espíritu de cantera por las exigencias de la Primera División. Y no nos fue bien» ). Y para los que tenía dudas, un mensaje tajante: «Esta UD actual no es sostenible el año próximo. Manteníamos una estructura de Primera División, pero nos vemos obligados a realizar reajustes. Todos los cambios serán necesarios, pero no forzados. Ajustaremos el presupuesto de gastos e ingresos. El déficit de 4, 5 millones de euros lo vamos a poder liquidar. El presupuesto de gastos de la próxima temporada estará en función de los ingresos, pero será mayor que el del último ascenso».

«El año que viene iremos, sin urgencias, por la permanencia, por el play off o por el ascenso directo. No cometeremos el error de la soberbia que nos ha perseguido esta temporada», añadió.

Cuestionado por el descontento social y las peticiones de algunas sectores de la afición para que abandone el cargo (ayer Ultra Naciente hizo público un comunicado pidiendo su dimisión), Ramírez argumentó: «Los aficionados tienen derecho a asistir a los encuentros y también a manifestarse, siempre que lo hagan de forma correcta. No vamos a tener ningún problema si se manifiestan como lo dice la ley. Pero la ley no me permite dar la espalda a mi responsabilidad como administrador y máximo accionista de la entidad. Voy a respetar lo que los aficionados manifiestan»

Y, tal y como ha asegurado en múltiples ocasiones, invitó a que se haga el relevo en la cúpula siempre y cuando se cumplan unos parámetros indispensables: «Estaré en el cargo mientras alguien no venga y me compre el paquete de acciones tras realizarme una oferta. Si alguien quiere comprar, que se ponga en contacto conmigo y nos pondremos de acuerdo».

Eso sí, pidió perspectiva: «Estamos viviendo una situación donde se busca el dramatismo que no existe. En los catorce años como presidente he estado más en Segunda A que anteriormente en la B. La llevamos a Primera... Había que mirar 30 años atrás para ver a la UD en Primera. No salieron bien las cosas al final y estamos trabajando con toda la ilusión del mundo».