Moleiro: el Barça lo quiere fichar ya, pero en la UD priorizan el ascenso y no negocian

El futbolista está blindado y en el club, sin necesidad de hacer caja, atienden también al interés de otros pretendientes

IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

Alberto Moleiro, ya una realidad en la UD a sus 17 años, ha sonado en las últimas horas con insistencia como objetivo del Barcelona. La prensa catalana, de manera simultánea, ha insistido en que desde el club azulgrana se quiere repetir la operación realizada con Pedri, esto es, adquirir a una joven promesa antes de que termine de explotar y a un precio casi de saldo para las cifras que se manejan en el escaparate continental. Y, efectivamente, desde el Nou Camp pretenden alcanzar un acuerdo con la UD para adquirir los derechos federativos del atacante tinerfeño y han lanzado varias propuestas. Es un interés real y traducido en primeras cifras aunque en las oficinas de Pío XII no priorizan, en estos momentos, hacer caja con el futbolista.

La situación económica de la entidad permite resistir tentaciones de ese tipo, más considerando la probable revalorización de Moleiro, cuya cotización se ha disparado en las últimas semanas, y también se atiende al interés de otros pretendientes, lo que puede abrir una interesante puja que comportaría mayor beneficio. «La atención está puesta en subir a Primera, no en vender activos», insisten desde la UD, abiertos siempre al mercado, por la naturaleza vendedora de la que no se reniega, pero con la posición de fuerza que da tener al futbolista blindado contractualmente, le quedan cuatro temporadas de vínculo, y con una cláusula de rescisión disuasoria, a partir de diez millones de euros, y que triplicaría su cuantía en la máxima categoría. De ahí que se descarte, a corto plazo, novedad alguna en este frente. Ni urge hacer caja ni se espera una propuesta que descoloque las previsiones que se tienen.

Moleiro tampoco pierde el foco, pese a los rumores insistentes acerca de su futuro, y, tal y como está demostrando en el campo, tiene puestos los cinco sentidos en seguir creciendo y desarrollando una carrera que no ha hecho más que comenzar. Seis partidos oficiales totaliza con la UD más dos, de carácter amistoso, con la selección española sub-19. Todo lo demás remite a su etapa en el filial en cuanto a bagaje competitivo. Ha sido en este verano cuando terminó derribando la puerta, luego de haber estado en el radar de Mel con anterioridad, incluso entrando en alguna convocatoria. Y, hasta la fecha, su recorrido, adornado ya con un gol, acciones propias de su talento y una serenidad asombrosa a su edad, le está encumbrando.

Sabe que, en estos momentos, lo que necesita es jugar y seguir acumulando aprendizaje, partidos y experiencias y que en la UD tiene el entorno idóneo para crecer y proyectarse.

Ya en la pretemporada en Marbella, a finales de julio, declaró que «era un sueño» quedarse en la plantilla profesional sin imaginar que, además de hacerse sitio, es titular por derecho propio. Y fue en esa misma fase, cuando todavía ni siquiera se había producido su debut cuando Branko Milovanovic, encargado del scouting internacional del club, avanzó el escenario que ahora comienza a coger forma con el interés creciente y manifiesto del Barcelona y que se une al de más escudos: «Debe tener las maletas preparadas, junto a Ale García, porque en cualquier nos va a llegar una oferta irrechazable». Sonaba a exageración pero, a la vista de cómo ha ido transcurriendo todo, el ejecutivo balcánico no hizo más que adelantarse.

Y es que Ale García, pese a que no ha tenido la puesta en escena tan rotunda como Moleiro (apenas diez minutos totaliza hasta ahora), es otro sobre el que se ha puesto mucha atención y que podría entrar, igualmente, en una operación de traspaso, ya que también figura en la agenda de varios clubes. Como sucede con Moleiro, desde pretemporada han llegado a la UD sondeos que, de momento, y en su caso, han quedado solo en eso.