Armando Sadiku llegó ayer a Gran Canaria y es el último fichaje realizado por el club hasta ahora. Hoy será presentado. / UD LAS PALMAS

En la UD miran al inicio del campeonato «con tranquilidad, ilusión y optimismo»

Hay satisfacción tras una política de fichajes ejecutada «con primeras opciones» y dicen que para el arranque liguero «la plantilla es de garantías»

IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

Con Sadiku ya en Gran Canaria y, tras la presentación de hoy y de inmediato a las órdenes de Pepe Mel, algún retoque más que ha de llegar para la zona defensiva (se pretende simplificar en una contratación la doble función de central y pivote defensivo pendiente en la lista de la compra), e n la UD miran con «tranquilidad, ilusión y optimismo» el inicio liguero al considerar que «hay plantilla suficiente y de garantías» para afrontar el tramo inaugural del calendario tras los movimientos realizados. Hasta el próximo 2 de septiembre se habilita el plazo de la ventana estival para formalizar altas y para esa fecha habrán transcurrido ya tres jornadas de un exigente arranque, con dos recién descendidos y un candidato a todo de manera consecutiva (Valladolid y Huesca en casa y visita al Girona). Sin prisas en la entidad para ultimar lo que queda por traer ( «vamos a estar atentos al mercado hasta el último minuto», avisó el director deportivo Luis Helguera en una entrevista concedida a CANARIAS7 el pasado jueves), el primer objetivo, el de adentrarse en agosto con la tarea ultimada en lo referente al andamiaje de la nueva UD, se da por cumplido y con creces hasta que en diciembre haga el desembarco el estandarte anunciado de Jonathan Viera. Pero todos privilegian las luces cortas a las largas y las conclusiones y balances no van más allá del presente, con la advertencia de que el calendario no espera a nadie y una mala puesta en escena puede penalizar en los objetivos posteriores.

De hecho, lo esencial en la hoja de ruta del entrenador y la dirección deportiva se ha cubierto con las buenas impresiones que han dejado los amistosos: defensa fortificada con Navas y Ferigra y frente ofensivo también completado luego de las llegadas de Peñaranda, Pinchi y Sadiku. Unai Veiga es el otro fichaje, específico para una medular en la que la recuperación de Enzo Loiodice es un hecho, dejando atrás una enfermería en la que también es historia Raúl. A ambos, llamados a tener un protagonismo sustancial en lo que viene, también se les considera refuerzos por las respectivas bajas prolongadas que han arrastrado (siete meses el francés y más de dos años el cancerbero vasco), aunque técnicamente no computen como tales. En este apartado, el de los recuperables, también se espera un salto cualitativo por parte de Jesé y mayor regularidad en un Pejiño que el curso pasado vio 21 encuentros desde la grada por lesión.

Camino ya de las cuatro semanas de pretemporada, y a menos de quince días para el estreno, todos los análisis que se hacen coinciden, dentro de la prudencia que se impone, en que los ajustes económicos no han impedido «traer primeras opciones» en cada una de las líneas, al tiempo que la adaptación de los nuevos y la competencia de los canteranos, con Moleiro, Alex García y Cardona al frente, añade más motivos para la satisfacción.

El único condicionante que se espera salvar a tiempo es el relacionado con el contagio de Sergio Ruiz y Mujica de coronavirus. Si no hay contratiempos, es posible que a lo largo de la semana que hoy comienza puedan estar de regreso a Gran Canaria, tras sus aislamientos y evoluciones positivas, y acumular, de esta forma, la suficiente carga de trabajo que les permita estar disponibles para medirse al Valladolid. La importancia de Sergio es capital en los planes de Mel, titularísimo siempre que ha estado disponible, y su retorno a la dinámica del grupo se aguarda con el lógico interés.

En este frente también se espera un desenlace positivo diez días después de que se anunciara su positivo. Sergio como Mujica no han parado de reaizar actividad física, pese a su convalecencia, con un plan de activación individualizado y han sido monitorizados por técnicos y cuerpo médico para ir ganando tiempo y procurarles una vuelta a la normalidad lo menos traumática posible. Uno y otro podrán estar a la orden el 15 de agosto si todo va como hasta ahora.