Media plantilla no continuará

08/04/2019

La transformación que se pretende para la UD 2019-20 implicará numerosas bajas, entre las que podría incluirse la de ilustres veteranos como el capitán, David García, o Momo. Rafa Mir y Blum, que están cedidos, volverán a sus clubes de origen

Ya está en marcha la UD que viene y en los planes de Miguel Ángel Ramírez y Rocco Maiorino, arquitectos del nuevo proyecto, lo primero es hacer sitio y aligerar la plantilla. Presidente y director deportivo saben que, como ocurriera el verano pasado, hará falta una ambiciosa política de fichajes y, en este punto, la confección de la lista de bajas y descartes ocupa el primer escalón en el orden jerárquico de la toma de decisiones. Más allá de que futbolistas con buen cartel puedan ser vendidos, casos de Raúl, Ruiz de Galarreta o Araujo, sí que hay un esbozo ya, más o menos definido, de los que no interesa que sigan. Algunos acaban contrato, otros están cedidos y también se contempla negociaciones para pactar salidas con quienes tienen vínculo en vigor.

Maiorino ya avanzó su idea de rejuvenecer el equipo y, con toda la delicadeza que requerirá el caso de los veteranos, la continuidad de David García y de Momo no está contemplada en su agenda. David y Momo iniciarían la próxima temporada con 37 años y, pese a que siempre han tenido buena respuesta competitiva cuando se les ha requerido, además de un compromiso con el escudo fuera de toda duda, la edad los sitúa lejos de los planes del ejecutivo italiano. El central es el jugador con más partidos en la historia del club y lleva desde 2003, sin interrupción, en la casa, lo que le convierte en un caso particular y que, llegado el momento, habría que gestionar de una manera especial. Ahí podría pesar el criterio del presidente, quien conoce como pocos el nivel de fiabilidad de dos hombres de la casa que, temporada tras temporada, acaban teniendo protagonismo en el campo con independencia del entrenador y de la categoría.

Nauzet Pérez o Peñalba, que también acaban contrato y apenas han tenido peso en el equipo, son salidas más diáfanas, al igual que la de los cedidos Rafa Mir o Danny Blum. El atacante murciano y el interior alemán están a préstamo hasta junio por parte del Wolverhampton inglés y Eintracht de Franfurtk alemán, respectivamente, y, con la UD en Segunda, las opciones de gestionar sus continuidades son nulas.

Además, Timor, Pekhart o De la Bella, incorporados el verano pasado y que no han respondido a las expectativas, se incluyen dentro de la bolsa de futbolistas con los que habrá replanteamiento de planes aunque tengan vínculo más allá del mes de junio.