Fútbol / UD Las Palmas

MAR: la delantera que viene en la UD

20/07/2018

Molina, Araujo y Rubén Castro serán los poderes ofensivos en el reto del ascenso a Primera, lo que constituye, atendiendo a la categoría y pedigrí de los tres, una garantía de goles y de intimidación para los rivales. Dos ya están en nómina y el que falta, el ariete del Getafe, ha dado su palabra a Ramírez.

Molina, Araujo y Rubén. La delantera que viene en la UD 2018-19 no puede tener mejor fachada dada la experiencia, calidad y olfato acreditado de todos sus integrantes. Manolo Jiménez se frota las manos con un tridente de auténtica garantía para acometer el reto del ascenso y, con Araujo y Rubén ya en nómina, ahora espera la inminente llegada de Molina, cerrada desde hace semanas y que no peligra pese a que en las últimas fechas han sido varios equipos, alguno, incluso, de Primera División como el Real Valladolid, los que han tratado de entrometerse en la operación. El ariete alicantino ha dado su palabra a Miguel Ángel Ramírez y en la UD cuentan con su concurso pese a que todavía no se ha hecho oficial. Toni Otero, secretario técnico, trata de alicatatr los últimos términos de una operación que, al igual que la que trajo de vuelta a Rubén Castro, constata la pujanza de un proyecto para el que no se están escatimando gastos ni esfuerzos. «No hay ni habrá delantera mejor ni que se equipare en la categoría», reconocen en la entidad. También así lo piensa el entrenador, sabedor de que dispondrá en su catálogo de un frente ofensivo versátil y temible.

encaje táctico. Jiménez quiere dar carrete a los tres juntos en el mismo once sin perder equilibrio táctico, por lo que no descarta retrasar la posición de Araujo, para que haga de enganche de la pareja Molina-Rubén, que se entiende de memoria tras haber compartido varias campañas (y ascensos a Primera) con la camiseta del Real Betis. Sin ir más lejos, en el AEK de Atenas el argentino ya se desempeñó como lanzadera de Livaja en la punta de ataque, por lo que la función de trescuartista la conoce y hasta le permite explotar cualidades que le diferencian, como la zancada, el regate y el disparo a media y larga distancia. El técnico de la UD ha demostrado a lo largo de su carrera en los banquillos que tiene flexibilidad en la pizarra y sabe que con futbolistas que le dan tanta amplitud puede permitirse diferentes propuestas.

Más allá de sus impresiones sobre el juego y la estética, Manolo Jímenez quiere a una UD protagonista, que trace un plan definido y lo ejecute privilegiando los puntos. Y con tres atacantes como los mencionados, los porcentajes de éxito remiten a índices altísimos. Molina, Rubén y Araujo han marcado goles en todos los equipos que han defendido y, si mezclan bien, como así parece, darán a la afición argumentos y motivos para soñar. Porque, con ellos arriba, portetía, defensa y centro del campo también exhibirán competencia y contundencia en sus cometidos. Todo, con el objetivo de que propulsar a una UD con una pinta fabulosa.