Su contrato expira el 30 de junio

La UD prescinde de Paquito y no le renovará

01/06/2018

Paquito Ortiz abandonará la UD Las Palmas un año después de que regresara. Días atrás, el que fuera emblemático capitán en la década de los noventa y que, el pasado curso, llegó a asumir las riendas del primer equipo durante cuatro jornadas antes de la llegada de Paco Jémez, confirmó que no renovará su contrato, que expira el 30 de junio. «Me han dicho que no cuentan conmigo», afirmó sin querer hacer más comentarios y confirmando este extremo.

Esta decisión ha sido adoptada por Toni Otero, secretario técnico de la UD, y que está conformando, de acuerdo con los parámetros marcados por Manolo Jiménez, el cuerpo técnico de la próxima temporada. «No tiene sitio en el organigrama y le agradecemos su contribución y él sabe que cuenta con todo nuestro afecto», detallaron fuentes del club al respecto.

Paquito ha vivido una curiosa segunda etapa en la entidad, luego de sus años como futbolista profesional defendiendo la camiseta amarilla (302 partidos entre 1992 y 2001 jugando en Segunda B, Segunda y Primera División) en los que se ganó el aprecio y la admiración de aficionados, compañeros, dirigentes y entorno mediático por su carácter afable y discreto y espíritu gremial. Después de formarse como técnico, aunque sin la titulación, retornó a la UD el pasado verano con la intención de que fuese el delegado del primer equipo. Pero el cambio de rumbo, con la contratación fallida de Roberto de Zerbi ya la precipitada llegada de Manolo Márquez al banquillo, le colocó como segundo entrenador de la primera plantilla. Tras la dimisión de Márquez, Pako Ayestarán lo relegó a labores de informador de rivales y, en una nueva vuelta de tuerca, su rol experimentó un cambio radical con la destitución del vasco, a finales de noviembre. Mientras la dirección deportiva buscaba sustituto a Ayestarán, Paquito asumió las riendas del primer equipo durante cuatro jornadas (victoria ante el Betis, empate frente al Espanyol y derrotas en las visitas al Alavés y Getafe). El cambio de poderes a Paco Jémez, a comienzos de año, ya lo hizo desaparecer definitivamente del mapa.